Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GALERÍA DE NOTABLES | ELECCIONES 25M | La competición de la política

Fermín Cacho, contra todos

El campeón de Barcelona 92 es el único gran atleta que se presenta por el PSOE, frente a los cuatro que ha reclutado el PP

Fermín Cacho tiene, en el centro de Soria, una tienda de deportes a medias con su amigo Abel Antón. Los dos son las grandes glorias deportivas de la ciudad castellana. Son dos grandes e históricos atletas. De Fermín Cacho, media España recuerda su agobiante manía de volver la cabeza, las incontables veces que la giró para ver si le podía alcanzar alguien en los 100 metros finales de la final de 1.500 metros de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Nadie le alcanzó, claro. De Abel Antón se recuerda su larga zancada, su escaso pelo agitándose al ritmo de su infatigable carrera, sus dos campeonatos mundiales de maratón, su entrada triunfal en el estadio de Sevilla aquella calurosa noche de agosto de 1999...

Prometen dedicación plena, pero ninguno cambiaría una medalla en los Mundiales por una concejalía

Los dos son amigos y hablan de muchas cosas cuando se ven y pasean, pero casi nunca hablan de política, lo que no deja de ser extraño, ya que ambos son candidatos a concejal. La razón es que concurren por partidos y por ciudades diferentes. Abel Antón es candidato por el Partido Popular en Soria, mientras que Fermín Cacho se presenta como número seis por el PSOE en Andújar (Jaén). "No, no hemos hablado mucho Abel y yo", dice Cacho, "pero somos amigos. El que estemos en diferentes partidos no tiene nada que ver".

Más aún, en unas elecciones en las que otros campeones del atletismo español han sentido la llamada de la política y del servicio a los ciudadanos, Cacho es el único que se ha decidido a atender a la llamada de un partido de izquierdas. Contra él, y junto a Antón (séptimo en Soria), en las filas del PP se alinean el campeón del mundo en pista cubierta de lanzamiento de peso Manuel Martínez (número cuatro en León), la campeona de Europa de 5.000 metros Marta Domínguez (cuarta en la lista de Palencia) y el campeón mundial de 50 kilómetros marcha Jesús Ángel García Bragado (quinto por Lleida).

"Pero no estoy en el PSOE por llevar la contraria a nadie", dice Cacho. "Zapatero lo dijo claro: 'Las elecciones municipales están abiertas a todos, se vota a las personas, mientras que en las generales se vota más a la ideología'. Yo apuesto por las personas y en este caso apuesto por mi amigo Antonio Cuenca, el alcalde de Andújar".

A Fermín Cacho, que se casó con una andaluza de Andújar y pasa gran parte del año en la ciudad de Jaén, Antonio Cuenca le pidió que se integrara en su candidatura. "Y como coincidimos en muchos planteamientos y me gusta su forma de trabajar, le dije que sí". Y como también Manolo Martínez, Marta Domínguez y García Bragado cuentan que se han lanzado a la aventura a petición de sus respectivos alcaldes, no es de extrañar que más de uno les haya acusado de ser simplemente candidatos-florero, nombres populares sin más, un método de atraer votos.

"Pero no, pero no", protestan. "Tenemos ideas propias, tenemos ganas de trabajar en lo que más entendemos, que es el deporte". Si resultan elegidos y si su partido toma el poder, todos se convertirán en el concejal de deportes de sus ciudades. "Soy consciente de que me han criticado por meterme en política, pero quiero ser consecuente con lo que pienso", dice Cacho. "Quiero devolver a la gente todo el empuje y el ánimo que me han dado intentando mejorar su calidad de vida". "Y a mí", recuerda Marta Domínguez, "me dijeron que me tenía que dedicar a correr y no a la política, pero yo tengo bien claro lo que puedo conseguir. Sé que soy competente, soy una luchadora, una trabajadora en el deporte y en la vida".

Manolo Martínez, el tremendo lanzador de peso, no creía del todo en la buena fe de la propuesta y puso sus condiciones. "Lo primero que le dije al alcalde", dice, "fue que no me fichara simplemente como una imagen para ganar votos. Le dije: 'quiero poder y la concejalía de deportes'. Y me dijo que sí".

Mientras Cacho, Martínez, Antón y Domínguez son independientes dentro de las listas de sus partidos, y hasta Manolo Martínez reconoce que si el candidato del PSOE hubiera tenido "la audacia y el arrojo" de proponérselo antes que Mario Amilivia, el popular alcalde de León, con el PSOE se habría ido, García Bragado ha entrado en la del Partido Popular de Lleida plenamente convencido de que es la mejor alternativa. "Como que llevo un año afiliado al partido", dice el marchador madrileño que se fue a vivir a Lleida por la misma razón que Cacho se fue a Andújar, por la vía consorte: está casado con la gimnasta olímpica leridana Carmen Acedo.

Si es verdad el viejo dicho de que el arte de la política es el arte de saber mentir poco futuro tiene el político García Bragado, un atleta conocido por su sinceridad. Si después de ganar una medalla de plata en el Mundial de Edmonton 2001, no se cortó a la hora de criticar al alcalde de Madrid, su correligionario José María Álvarez del Manzano, porque la prostitución en la Casa de Campo le impedía entrenarse a gusto, una vez en Lleida también ha sido capaz de criticar al ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, por el asunto del AVE a Lleida. "No se puede prometer lo que se sabe que no se puede cumplir", dice. "Y si ya se sabía que no habría tiempo de que el AVE estuviera terminado no sé por qué se ha hecho creer a la gente lo contrario". "La verdad es que mi sinceridad choca un poco", añade.

Los candidatos-deportistas provienen de un deporte minoritario, del atletismo, un deporte al que se llega antes por amor que por deseos de riqueza económica, lo que puede permitir presagiar que su aventura política está más guiada por el deseo de que la práctica del deporte se extienda en sus municipios por todos los sectores antes que por el ansia de notoriedad o millones. "He venido a hacer mi propuesta, no a hacer populismo", promete García Bragado: "El deporte municipal tiene que ser municipal, y no se puede, por ejemplo, gastar dinero del ayuntamiento en subvencionar a una sociedad privada como el Lleida de fútbol". Manolo Martínez se emociona hablando de un futuro de escuelas deportivas, deporte para mayores, fomento del deporte femenino. Fermín Cacho sólo desea que todos los ciudadanos de Andújar tengan fácil la práctica de cualquier deporte. Y Marta Domíngez, mujer, deportista, política, recuerda que en Palencia manda el PSOE, que no lo ha hecho nada bien a ningún nivel.

Pero aunque prometen dedicación plena, ninguno ha cambiado aún su jerarquía: no cambiarían una posible medalla en los próximos Mundiales de atletismo por una concejalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 2003