Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | 'Final a cuatro' de la Euroliga

Bulleri abate al Siena

El Benetton Treviso dominó el principio y el final de un sufrido partido

Bulleri, un base italiano reserva de Edney, salvó al Benetton en un partido con vaivenes vertiginosos. El equipo de Treviso, con mayor oficio, certificó los pronósticos, pero el Siena le obligó a sudar la gota gorda. La cenicienta del torneo logró levantar por momentos los 18 puntos por los que llegó a perder, 21-39, ya cerca del descanso. Obligado a jugar al tuya mía en el tirón final, Bulleri le redimió de todos los males en el último minuto y medio, en el que entró por delante el Siena: 60-58. Pero entonces Bulleri cargó el fusil y anotó desde todas las posiciones: un triple, una canasta de dos y dos tiros libres. Fue letal para un Siena que esperaba que la labor de ejecutarle hubiera sido otorgada a otros, a Edney, a Langdon, a Pittis, a Garbajosa, que estuvo inmenso con 14 puntos y 10 rebotes, pero jamás a Bulleri.

M. SIENA 62 - B. TREVISO 65

Montepaschi: Stefanov (17), Ford (15), Vukcevic (14), Turckan (0), Chiacig (0) -equipo inicial-; Kakiuzis (10), Mitchell (1), Bowdler (0) y Zukauskas (5).

Benetton: Edney (9), Langdon (9), Pittis (2), Garbajosa (14), Marconatto (12) -equipo inicial-; Bulleri (12), Nicola (7) Markoishvili (0).

Parciales: 12-28, 11-11, 22-6 y 17-20.

Árbitros: Betancor, Kukulekidis y Martín Bertrán.

El equipo de Turckan y Ford pagó la novatada en un partido que el Benetton descerrajó en el primer acto. Edney, el virtuoso base criado en la Universidad de UCLA, título universitario incluido, marcó el rumbo de los acontecimientos con una autoridad tal que sólo le faltó ordenar la jugada al rival, que no dio pie con bola. Anonadado por la superioridad en centímetros y ritmo del Benetton, el equipo de Turckan y Ford no encontró manera de capear el temporal y consumó un desastre de proporciones impresionantes: 0-10 (m. 3) y 9-26 aún en el primer cuarto.

El Siena no le encontraba la medida al juego. Bien pertrechados en su zona con Marconato y Garbajosa, ni Turckan ni Ford entraban en juego. Los de Treviso iban a galope tendido, doblaban en la captura de rebotes a sus rivales. De vez en cuando se escapaba un jugador del Siena, pero acababa cometiendo pasos de tan descoordinado como actuaba su sistema ofensivo. Sólo Vukcevic anotaba alguna vez que otra, tampoco gran cosa, las canastas del honor si se quiere.

El Siena cambió por completo la decoración del partido en un tercer cuarto de ensueño: 22-6. Presionó y puso el candado en la defensa con una tripleta formada por Turckan, Zukauskas y Kakiuzis, que cerró el rebote a los de Treviso. Cambiaron por completo los papeles. El Benetton se quedó tieso. Messina se cercioró entonces de que Garbajosa, en la posición de cinco, era el único que desafiaba a Turckan, negado en el lanzamiento, pero colosal en la labor de zapa. Gracias a ello y a Bulleri, el Benetton se plantó en la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003