Flotats triunfa en los Premios Max en una gala a favor de la libertad de expresión

Por primera vez Televisión Española no retransmitió la entrega

Josep Maria Flotats fue el triunfador de la gala de los Premios Max, que se celebró el lunes por la noche en Vigo, al recibir tres de los premios para los que optaba por su trabajo París 1940: mejor espectáculo de teatro, dirección de escena y adaptación. Alfonso Sastre recibió el Premio de Honor, por su dedicación como autor durante toda la vida, y de su voz, como de la de otros protagonistas, la gala cobró momentos de contestación contra la guerra, la censura, el chapapote, y a favor de la libertad de expresión.

"Gracias al señor Fraga por autorizarnos a celebrar esta fiesta en sus dominios y al señor Pujol por permitirme trabajar fuera de los suyos", ironizó Flotats. Carmen Conesa comenzó prometiendo "una gala movidita", que hasta podría empequeñecer lo ocurrido en la de los Premios Goya. No fue así. Las alusiones al "Nunca máis"y al "No a la guerra" fueron frecuentes, pero discretas. "Hay que desaznar el país", propuso Juan Margallo al recibir el premio al mejor actor de reparto. Luego prosiguieron las buenas maneras, los chistes y la cascada de agradecimientos.

El Premio de Honor, para el autor Alfonso Sastre, esperó hasta el final. Los demás fueron cayendo paulatinamente: diseño de iluminación (Miguel Angel Camacho, por Luces de bohemia), figurinista (María Luisa Engel, por La gaviota), escenografía (Carles Alfaro, por La caiguda), coreografía (Marta Carrasco, por Aiguardent), composición (Carles Santes, por Sama Smaruck Suck Suck), mejores autores en castellano (Fernando Fernán-Gómez, por Defensa de Sancho Panza), en catalán (Jordi Sánchez, por Kràmpack), en euskera (Arantxa Iturbe, por Ai, ama!) y gallego (José Prieto, por Monólogo del imbécil) y adaptación (Josep Maria Flotats y Mauro Armiño, por París 1940).

Juan Margallo fue premio al mejor actor de reparto (Pareja abierta), y Maru Valdivieso, mejor actriz de reparto (Las criadas). Los premios a los mejores intérpretes de danza fueron para Rafael Amargo (Poeta

en Nueva York) y Marta Carrasco (Aiguardent). Flotats volvió al escenario para recoger el premio al mejor director de escena, y Concha Busto Producción y Distribución fue elegida la mejor empresaria de artes escénicas por Edipo XXI, La gaviota, Paseando a miss Daissy, Toda una vida y Peter Pan.

Frances Orella, mejor actor por La caiguda, quiso aprovechar para insistir en que "no podemos estar ciegos ante lo que está pasando, se está criminalizando la libertad de expresión", dijo mientras se alzaban decenas de carteles de denuncia. "En este país ha habido mucho miedo, no más miedo, basta ya de tragar. Nunca máis". María Jesús Valdés, por estar de gira, no pudo recoger su premio a la mejor actriz por Carta de amor (Como un suplicio chino).

La presentación de la gala contó con María Bouzas y María Pujalte, Berta Ojea, Carmen Conesa, Julieta Serrano y Rossy de Palma.

La ceremonia de los Max no contó con el apoyo de la Xunta. ni de TVE, que sí retransmitió las anteriores. La retransmisión corrió a cargo de Localia TV, Televisión de Castilla-La Mancha, Canarias, Canal 33, Canal Sur, Onda 6 y Tele Aragón. "Sorpresa e indignación", expresó el portavoz de las asociaciones de actores y de la Federación de Empresas Productoras de Teatro, Mikel Gómez de Segura, por la "censura antidemocrática" de la cadena pública estatal.

Por otra parte, el grupo municipal del Partido Popular acusó ayer al alcalde de Vigo, Lois Pérez Castrillo, de haber "usado dinero público para defender a Batasuna"en la entrega de los Premios Max", informa Efe.

Un aspecto de las protestas en la gala de los Premios Max, celebrada en Vigo el lunes.

/ LALO R. VILLAR
Un aspecto de las protestas en la gala de los Premios Max, celebrada en Vigo el lunes. / LALO R. VILLAR

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50