Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MARIANO PERNÍA | Lateral del Recreativo de Huelva | FÚTBOL | La jornada de Liga

"Ahora jugaríamos peor con una estrella"

En 1977, Vicente Alberto Pernía, El Tano, lateral izquierdo, ganó la Copa Libertades y la Intercontinental con el Boca Juniors. Ese año nació su tercer hijo varón. Mariano Andrés Pernía, El Tanito, lateral izquierdo, cumple hoy 26 años jugando en Riazor con el Recreativo de Huelva, equipo al que llegó en enero cedido por el Independiente de Avellaneda.

Pregunta. ¿Por qué les apodan así?

Respuesta. Por aguerridos. En Argentina a los italianos les llamamos tanos.

P. Su padre jugó 236 partidos con Boca Juniors. ¿Se parece usted a él?

R. Mi papá era muy temperamental, un gran marcador, de garra. Yo tengo más juego.

P. ¿Cuándo decidió hacerse futbolista?

R. Nací enganchado a una pelota. Mi mamá decía que yo era demasiado chiquito, porque empecé dos categorías por encima de lo normal para mi edad.

P. ¿Lo de lateral es genético?

R. Mi padre fue lateral izquierdo, como yo. Mis dos hermanos juegan en Estados Unidos, uno de lateral derecho y el otro izquierdo. Decimos el apellido y nos mandan a la banda.

P. ¿Su padre le corrige?

R. Sí. Grababa los partidos y me marcaba los errores por la tele, y yo me picaba. Todavía lo hace, y casi siempre tiene razón.

P. En Huelva ha jugado 12 partidos, todos de titular. ¿Cómo se ha adaptado tan bien?

R. Todos no están preparados para ir a Europa, pero yo vivo solo desde los 16 años. Estoy acostumbrado a estar solo, y mi juego se adapta más al europeo. En Argentina el centro del campo es de transición, y en España se apreta mucho más. Por eso a Ayala, Pellegrino o Sorín, defensas, les cuesta menos que a Riquelme, Aimar o Saviola.

P. Ha marcado ya dos goles, algo que no hacía desde 2001. ¿Es más fácil marcar aquí?

R. Es suerte, porque en Argentina pateaba más. Me encanta tirar de lejos. Más que dirección es fuerza, no intento patear por encima de la barrera.

P. ¿Quién ha sido su rival más complicado en la Liga?

R. José Mari, del Atlético.

P. ¿A quién se parece como defensa?

R. A Lizarazu. Soy simple, no me complico. No regateo, pero tampoco pierdo balones.

P. El año pasado el revulsivo del Recreativo fue Antoñito. Esta temporada es usted.

R. El equipo mejoró cuando llegué. Ahora nos convierten menos goles. Los volantes y los delanteros presionan más.

P. ¿Cómo estaba el equipo cuando llegó?

R. Muy mal, acababa de perder contra el Barcelona [3-0], pero vi a los chicos en el vestuario, y le dije a mi novia, Lucciana, que esto lo sacábamos adelante.

P. ¿Cómo explica la mejoría del Recreativo?

R. La figura es el equipo, no hay estrellas. Aunque tengas a Maradona, él solo no hace nada. Las estrellas no hacen al equipo. Nosotros ahora jugaríamos peor con una estrella.

P. ¿Por qué le agredió Catanha tras jugar contra el Celta?

R. Discutimos en el campo, pero también con Mostovoi y no pasó nada.

P. ¿Le pidió luego disculpas?

R. Ni me llamó ni me pidió perdón. Tampoco lo esperaba. Él ya sabe lo que hizo.

P. ¿Es usted orgulloso?

R. No, muy tranquilo.

P. Su padre se dedicó al automovilismo después de ser futbolista. ¿Usted también lo hará?

R. A mi padre siempre le gustó correr, le encantaban los autos de carrera. Yo me crié con mi papá manejando al volante. Mamé más automovilismo que fútbol, y me gustan los coches, pero no me dedicaré a ello.

P. ¿Seguirá en el Recreativo?

R. En junio quedo libre. El Recre tiene una cláusula para ficharme. Espero que lo hagan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003