Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | La Liga se reactiva en vísperas del gran clásico

Kovacevic mejora a Kovacevic

El delantero supera su anterior etapa en la Real

La segunda parte de Darko Kovacevic en la Real Sociedad va camino de superar a la primera. El ariete serbio es uno de los pocos jugadores que, tras su gris etapa en Italia, ha consumado su rehabilitación plena. Y no sólo ha igualado el rendimiento que ofreció antes de su marcha al Juventus, sino que lo ha mejorado.

Kovacevic es como un reloj. De antemano, se sabe lo que va a dar de sí. Tiene una regularidad pasmosa, dentro de la volatilidad a la que se ven sometidos normalmente los delanteros. En su anterior etapa en la Real, marcó ocho goles la temporada en la que debutó (la 1996-97), 17 en la siguiente y uno menos en su despedida.

Tras dos años y medio sin Kovacevic, el público donostiarra no le había olvidado. El día de su segunda presentación, en diciembre de 2001, le dispensó unos honores que pocos personajes más han recibido en la historia de la Real: pantallas gigantes y 5.000 seguidores en las gradas de Anoeta sólo para verle vestirse de blanquiazul. Desde entonces ha dado lo que se esperaba de él: ocho goles en los 19 partidos que disputó el curso pasado y 17 en lo que va trancurrido de ésta. Exactamente los mismos números que en su primera etapa, aunque todavía quedan nueve jornadas para que aumente su récord particular con la Real.

"Tenemos metida en la cabeza la idea de atacar y atacar", explica Kovacevic, "y yo sé que puedo marcar, que voy a marcar tarde o temprano". Con esa mentalidad hambrienta, la Real ha vuelto a la batalla por ganar la Liga, de la que parecía apearse en las últimas semanas.

Kovacevic tiene un mérito indudable. Es un delantero poco derrochador, que aprovecha como nadie los buenos servicios y al que no se le caen los anillos por descender hasta el centro del campo para recuperar los balones. Y también es agradecido. Cada vez que se le presenta la oportunidad, Kovacevic no escatima halagos hacia sus socios. Nihat, el más cercano a él, es su complemento ideal. Èl, cabeceador, oportunista y tanque, se ve acompañado por el turco, menudo, veloz, zascandil y no menos goleador. Nihat ha marcado 16 tantos, sólo uno menos que su pareja. En total, 33, a falta de uno para igualar a la mejor delantera histórica de la Real: Caeiro y Epi, en los años 50.

Kovacevic tampoco ahorra agradecimientos hacia De Pedro. "La mejor o una de las mejores zurdas de la Liga", dice de él. Y, aunque le queda más lejos en el campo, a Kovacevic tampoco se le puede disociar de Xabi Alonso, el ideólogo de 21 años del equipo de Raynald Denoueix.

Kovacevic es feliz ahora. ¿Los agarrones de las jornadas anteriores? ¿Los penaltis no pitados? ¿El presunto interés del Valencia por ficharle? Todo eso se ha vuelto, hoy por hoy, secundario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de abril de 2003