Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marisol González, secretaria de la Acadèmia con 12 de los 19 votos

La directiva de la AVL queda así formada por tres castellonenses

Marisol González, inspectora de Educación y filóloga, es la nueva secretaria de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) tras tres votaciones y dos plenos extraordinarios. Obtuvo en la última votación 12 votos y siete en blanco, gracias a la retirada de Jordi Colomina a petición de Rafael Alemany, quien realizó la propuesta para desbloquear la situación. Artur Ahuir no llegó a presentarse.

Marisol Domínguez, licenciada en Filologia por la Universitat de València y poeta, fue elegida académica en su momento en el grupo de consenso, al igual que el anterior secretario Alfred Ayza, fallecido recientemente.

Tras el anterior pleno extraordinario, en el que ninguno de los tres candidatos (Ahuir, Colomina y Honorat Ros) logró los 11 votos de la necesaria mayoría absoluta, Ascensión Figueres sugirió a las puertas de la Biblioteca Valencia, la posibilidad de que se presentara González. Ésta se manifestó señalando sólo que cabía la posibilidad.

Sorprendente fue la no presentación de Artur Ahuir (elegido por el PP y secesionista), el único que hizo público que volvería a optar a la secretaría. Ahuir era el candidato de Figueres, por lo que su renuncia se interpreta como consecuencia de una búsqueda de un candidato más consensuado.

Así las cosas, la sesión de ayer se inició con tres candidatos: González, Colomina y Ros. En la primera votación, la primera obtuvo nueve votos, por siete el segundo y tres el tercero. En la segunda, Ros se retiró, González reunió 10, y Colomina, ocho, y hubo uno en blanco, según señalaron fuentes de la AVL. Tras un receso, Alemany propusto a Colomina que renunciara a la tercera votación dado que había sacado menos votos y para desbloquear la situación. Colomina aceptó. Las votaciones revelaron de nuevo diferencias en el bloque unitarista, en teoría mayoritario.

La junta de gobierno de la AVL queda formada por tres castellonenses: Figueres (Nules), González (Nules) y Josep Palomero (Borriana). "Es verdad, como también lo es que en Castellón nunca ha habido el conflicto lingüístico valenciano", afirmó González, que se declaró "abiertamente unitarista", pero respetuosa, y resaltó su intención de transmitir el espíritu de consenso y flexibilidad a la "sala de máquinas" de la AVL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2003