Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una docena de organizaciones presentan 10.000 alegaciones al AVE hasta Castellón

Una docena de organizaciones ciudadanas, ecologistas, sindicales, así como partidos políticos han presentado 10.000 alegaciones al proyecto de trazado del AVE entre Valencia y Castellón, en exposición pública desde finales del pasado diciembre y cuyo plazo para la presentación de alegaciones acaba hoy, día 20. Entre estas entidades se encuentran el colectivo Per l'Horta, Plataforma pel Ferrocarril, Ecologistes en Acció, Acció Ecologista Agró, Tren sí, AVE no; Salvem el Botànic, CGT, Sindicat Ferroviari, Esquerra Unida, Els Verds, Revolta y la Associació de Veïns Roca-Cuper.

Según estas alegaciones, el trazado propuesto por el Ministerio de Fomento "destruiría unos cinco millones de metros cuadrados (6.000 hanegadas) de tierras fértiles de alto valor agrícola y ambiental, alteraría la red milenaria de caminos y acequias y crearía un fortísimo impacto sonoro entre los habitantes de los municipios afectados". El trazado ferroviario oficial, que trascurre paralelo a la costa, aumenta, según estos colectivos, el riesgo de inundabilidad, ya que la infraestructura actuaría "como nuevo muro de contención en una zona cruzada por los barrancos del Carraixet, del Palmaret, de Massamagrell, del Puig y de l'Espartal".

El recorrido atenta contra los valores económicos y socioculturales de las comarcas de l'Horta de Valencia, el Camp de Morvedre, la Plana Alta y La Plana Baixa. En opinión de estas organizaciones, el estudio no demuestra la viabilidad de un nuevo corredor ferroviario de alta velocidad para unas comarcas con una elevada densidad de población y actividad cuando ya existe un corredor convencional, cuyo trayecto lo cubre el servicio de Euromed. Y en esta misma línea, las alegaciones plantean que la propuesta oficial "cubre suficientemente las expectativas de crecimiento en los próximos años, mientras que las previsiones de demanda no responden a ningún estudio serio, ni se incluye en un plan global de actuaciones ferroviarias". Es un proyecto destinado a una minoría y su coste de construcción es elevado, de ahí que estas organizaciones defiendan que este dinero se dediquen a mejorar la red ferroviaria actual, adecuándola a la alta velocidad.

Además de estos colectivos, otros ayuntamientos valencianos, afectados por el trazado, han anunciado alegaciones al proyecto. Así lo comunicaron en su día las corporaciones municipales de Moncofa, Burriana, Sagunt, y otros tantos ayuntamientos de l'Horta Nord y l'Horta Sud. El Ayuntamiento de Meliana ha presentado incluso un trazado alternativo al oficial, que trasladaría la estación del AVE a Manises, junto al aeropuerto de Valencia con el objetivo de evitar que el tren de alta velocidad dañe zonas de huerta en su entrada hasta el centro de Valencia.

La línea ferroviaria defendida por Fomento tiene ancho internacional, con una extensión de unos 59 kilómetros y a una velocidad de entre 220 y 350 kilómetros por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003