Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

'Audi, vide, tace'

El latinajo es útil: demuestra que nuestras cosas son permanentes. Es un latín, que yo sepa, medieval y eco de una balada francesa del XIII (S'il veult son corps et biens garder, Il face ainsi com s'il fust mors, Sans veoir, oir ne parler) y diríamos que leyenda japonesa por los tres monos: uno se tapa los ojos, otro las orejas y el tercero la boca. Cada civilización recomienda hacerse el muerto (com s'il fust mors): Aznar y su coro de sacerdotes egipcios se indignan de que la gente hable. Así la forma del debate de ayer: era un monólogo interrumpido por el dulce lamentar de los pastores. Es legal: siempre he dicho que del PP me preocupa la corrupción legal, como de la democracia me preocupan los estatutos y reglamentos de las Cortes, el tembloroso y gris lenguaje de la Constitución y la facilidad para hacer leyes contradictorias, decretos o elaboraciones de la mayoría absoluta. Cuando esto lo preside, además, un lenguaje simplista, la decencia muere. Aznar dice que tiene que ayudar a Bush en "su lucha contra los países que apoyan el terrorismo" porque "nuestro propósito es ayudarnos". Puede que el antiterrorismo español sea capaz de confundir todo y de atribuir la misma historia a Irak que a ETA; o de cubrirse para hacer ver que es lo mismo. Hecho un Bush, Aznar impone el silencio legal en el Parlamento, que podría volver a ser las cortes franquistas pobladas de monos japoneses. Hasta en la Academia de Cine, donde la televisión y la radio nacionales hacían opacas las imágenes y las palabras de quienes protestaban contra la paz; y donde quizá se imponga alguna censura y algunos castigos a los que sigan protestando o no elogien la labor del "valiente y leal legionario"; ya querían echar a la presidenta (¡Un beso, Marisa! Ah, es verdad que hablas mucho).

Asusta ver el vicio español, el vicio del Absoluto. Aunque sea por intercambio. Pero hay que tratar de verse como Quevedo: "No callaré por más que con el dedo / Ya tocando la boca, ya la frente, / Silencio avises o amenaces miedo". Terminó mal. Y aquí, en España, hay una Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica que busca los huesos de quienes no se limitaron a "audi, vide, tace". Ah, el segundo miembro del dístico dice "si vis manere in pace". Pero en este tiempo hay que ver y oír, y escribir por la paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 2003