Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Van Gaal pacta la alineación con sus jugadores

A instancias de la plantilla, el técnico del Barça apostará por un equipo más ofensivo

Cuando Louis van Gaal anunció hace casi una semana que el vestuario del Barcelona se había conjurado para sacar al equipo de la pésima situación que atraviesa, pocos imaginaban que el grado de connivencia entre técnico y jugadores llegaría a alcanzar los niveles de implicación solicitados entonces por el técnico azulgrana. Y, sin embargo, la plantilla no sólo ha entonado un canto monocorde en defensa de Van Gaal desde aquel día -"estamos a muerte con él", insistió ayer Dani, uno de los jugadores con los que menos ha contado el holandés-. El técnico ha ido un paso más allá. Consciente de lo que se juega en Vigo porque así se lo dijo el presidente, Joan Gaspart, la misma noche de la derrota contra el Valencia, el holandés se ha encomendado a sus jugadores hasta el punto de consultar con ellos la alineación que sacará frente al Celta.

Kluivert confirmó ayer lo que Xavi insinuó la víspera: que el técnico azulgrana ha mantenido conversaciones individuales con sus jugadores para recabar su parecer sobre los sistemas y la táctica que conviene emplear. "Hemos hablado con el mister y cada cual le ha dicho lo que piensa", desveló el delantero holandés. "En cualquier caso, el mister tiene la última palabra", puntualizó.

La matización del delantero holandés pretendía escudar al técnico - "sería injusto que lo destituyeran porque en el pasado también hizo cosas buenas"-, pero Kluivert acabó deslizando que el Barça jugará con un esquema "más ofensivo" en Vigo. En declaraciones a la emisora RAC-1, Xavi ya había señalado que el juego azulgrana, con Kluivert como único punta y Overmars por la banda, se había vuelto "previsible". El centrocampista del Barça señaló que el sistema "bueno" es el empleado a principios de temporada y desveló que el propio Van Gaal admitió, tras el empate en Málaga (0-0), que la táctica no era la adecuada.

Las consultas realizadas por el técnico barcelonista parecen haber tenido un efecto inmediato. En un gesto impensable en otro tiempo en el holandés, como si ya no se fiase de su propio criterio y se hubiese encomendado por completo a sus jugadores, Van Gaal ha tomado al pie de la letra las sugerencias de la plantilla. Todo parece indicar que, ante el Celta, el holandés se olvidará de sus últimos experimentos y apostará, como en el inicio del curso, por un 3-4-3. Y no sólo eso. Como si quisiera hacer también una concesión a la grada que tanto le cuestiona -tras ser increpado por varios aficionados en el ensayo del miércoles en La Masía, el Barça se blindó ayer en el Miniestadi-, el técnico azulgrana parece dispuesto a alinear de entrada a los argentinos, Saviola y Riquelme. Las mayores dudas se cernían sobre este último, suplente habitual en el once del holandés. Pero hasta en eso parece dispuesto a ceder Van Gaal. Tras el entrenamiento de ayer, el técnico azulgrana mantuvo una charla con Riquelme y todo indica que, ante el Celta, el delantero argentino será titular. El Barça formaría con Overmars, Kluivert y Saviola, Iniesta como media punta, Riquelme, Xavi, Gabri o Mendieta, en el centro del campo, y Puyol, De Boer y Cocu, en defensa.

El vestuario azulgrana parece intentar de este modo blindarse contra las imprevisibles reacciones de Gaspart. Volver a poner en una tesitura al presidente azulgrana si, como ya sucedió en Mallorca hace apenas un mes, el Barça gana al Celta. Los coroneles , como se conoce a los vicepresidentes del club, presionan a Gaspart para que destituya al técnico, pase lo que pase en Vigo. Algunos apuestan por que el relevo sea de casa (Quique Costas); otros por una opción con un cuño más mercadotécnico (Antic); y otros por la vía extranjera vinculada sentimentalmente al Barça que representa Menotti.

Pero mientras en el club azulgrana se hacen cábalas sobre el futuro más inmediato de Van Gaal, algunos seguidores del Barça tienen muy claro qué harían con el holandés. "No lo echaría del Barcelona; simplemente lo quitaría de entrenador y, como empleado, lo pondría a limpiar la pista de hielo, a cortar entradas o a vender chocolates", sugirió el siempre controvertido ex jugador del Barça Hristo Stoichkov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de enero de 2003