Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición reúne 150 piezas arqueológicas de la época romana halladas en Málaga

Esculturas, joyas, monedas y utensilios detallan aspectos de la vida cotidiana en la Bética

Málaga bajo tus pies es el título de la exposición que la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, en colaboración con la Fundación Unicaja, ha puesto en marcha en el Palacio Episcopal de la capital malagueña. Una muestra en la que, además de paneles explicativos, maquetas de la tecnología romana y una recreación de un atrio o patio de la domus, casa romana, se pueden ver 150 piezas arqueológicas halladas en las distintas excavaciones que se han realizado a lo largo de la provincia durante las últimas décadas.

La mayoría de los fondos pertenecen al Museo Arqueológico de Málaga, y están embalados y almacenados desde hace más de cinco años en espera de un edificio. Desde esculturas de gran tamaño, algunas de ellas en un buen estado de conservación, hasta joyas, monedas y utensilios domésticos, se muestran en esta exposición para dar a conocer cómo era la vida en la Málaga romana dentro y fuera del hogar.

"En la primera sala de la exposición recreamos la historia de la época romana y su precedente, porque no se entendería como tal si no retrocediésemos hasta el siglo VIII a. C., cuando llegaron los fenicios", explica Manuel Corrales, arqueólogo y comisario de la exposición. "Hasta el siglo III a. C., con la conquista de los romanos, Málaga estaba habitada fundamentalmente por libios fenicios, que son los que acuerdan tratados con los romanos cuando comienza el mandato de la república", añade Corrales.

Gracias a los hallazgos que, desde finales del siglo XIX, se catalogan y estudian, se puede saber que, por ejemplo, en aquella época, el mar se adentraba hasta lo que hoy es el centro histórico, y que se erigían arcos del triunfo en honor a las gestas del imperio.

Genios y sátiros

"El jardín era una parte muy importante de la casa. Estaba lleno de genios, sátiros y priapos, que son los que hacen crecer las frutas de los árboles, los que propician las floraciones, la vida en el jardín y los que guardan los secretos de los habitantes de la casa", comenta Manuel Corrales.

La recreación de un atrio, con un estanque decorado con mosaicos, estatuas, surtidores de agua y árboles como la vid y el olivo, explica también el origen de las casas andaluzas, construidas en torno a un patio central. El recorrido por las salas de esta exposición también nos lleva a las villas romanas, las casas que se construían en el campo o junto al mar y que están vinculadas a actividades productivas como los cultivos agrícolas o la pesca.

"La casa de los romanos tenía muy poco mobiliario. Sin embargo, el que disponían por las habitaciones era exquisito. Además los interiores estaban decorados con pinturas y tenían algunas esculturas de calidad excepcional", comenta Pedro Rodríguez Oliva, también comisario de la muestra.

En la provincia de Málaga se han descubierto 17 ciudades romanas. Además de construir sus villas o domus, los romanos tenían tecnología suficiente como para levantar puentes, trazar carreteras para vertebrar las provincias y poder extraer agua del subsuelo. "Tenían grúas de pisar, niveles y el odómetro, que es el preludio de nuestro cuentakilómetros actual, un artilugio para medir las millas", cuenta Manuel Corrales.

"Esta exposición tiene un perfil profundamente didáctico y pedagógico y los que la visiten podrán adquirir un conocimiento más profundo de esta época", afirma Rosa Torres, delegada de Cultura de la Junta de Andalucía. "También hemos realizado esta muestra para que se pueda disfrutar de muchas piezas que están almacenadas en la Avenida de Europa. Ni el Museo Arqueológico ni el Bellas Artes cuentan con un sitio adecuado y entre nuestras obligaciones está superar esas dificultades", añade Torres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de diciembre de 2002