Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La última de Gaspart

El presidente del Barça desprecia la Copa de Europa del 'dream team' y se ve obligado a disculparse

Ni siquiera el día de San Esteban puede vivirse en paz en el Barça. El presidente azulgrana, Joan Gaspart, se está habituando cada día a pedir perdón. El Barcelona incluyó ayer en su página web una noticia en la que Gaspart daba marcha atrás respecto a las palabras que dijo el domingo cuando despreció la Copa de Europa ganada por el dream team en 1992, la única en la historia del club. El comentario fue el colofón a una larguísima intervención radiofónica en la que Gaspart ratíficó a Louis Van Gaal y en la que deslizó, para desdramatizar la actual situación, la dificultad del Barça para reunir títulos. "Sólo hemos ganado 16 Ligas en 100 años y una Copa de Europa en 50 del torneo ante el Sampdoria, ahora un Segunda italiana. Si nos pasó eso, ¿por qué no podemos ahora ganar la segunda Copa de Europa?".

La frase entroncó de pleno con la política final del presidente Josep Lluis Núñez, que, por sistema, siempre alegaba las dificultades del Barça para ganar además de minimizar los éxitos del dream team por su furibunda enemistad con Johan Cruyff. Gaspart, en el principio de su mandato, fue respetuoso con la herencia de aquel equipo, pero sus fracasos deportivos le ha empujado a dar pasos adelante: ya se había amparado alguna vez en los escasos éxitos del Barça ("No necesitamos títulos porque tenemos el prestigio", dijo en octubre), y el domingo hizo ese comentario cuestionando la época de Cruyff. Quizá no es todo tan extraño: Gaspart está habituado a largas épocas estériles porque, al fin y al cabo, la única era floreciente de sus 24 años en el Barça fue la del dream team.

Sus palabras indignaron a ex miembros de aquel equipo y causó la estupefacción de la afición ante la facilidad de Gaspart para abrir nuevos frentes cuando hace 11 días el Camp Nou clamó por su dimisión. El club asiste a un momento agónico sorteado por la goleada en Mallorca que evitó la destitución de Van Gaal. Pero el 0-4 no oculta este paisaje: que el Camp Nou pidió ante el Sevilla la marcha de Gaspart (le han abandonado dos vicepresidentes) y Van Gaal; que el Barça lleva tres años en blanco (está a 16 puntos del líder); que su economía está resentida tras los casi 200 millones de euros gastados en dos años, y que su prestigio está muy dañado por la lluvia de objetos que sufrió Figo. La junta aguarda ahora la decisión de Apelación sobre los dos partidos de clausura impuestos por el Comité de Competición.

Cruyff expresó, en declaraciones a El Periódico, su "tristeza" al señalar que parece que tanto Núñez, que en su día ya se desentendió del homenaje al dream team, como Gaspart, renieguen de sus títulos. "Ese equipo tiene no sólo el reconocimiento de los barcelonistas, sino de todo el mundo futbolístico y no podrán borrar ni desprestigiar su recuerdo". "¿No se acuerda de que saltó como un loco en el palco y que se remojó en el Tamesis con un bañador de los Picapiedra? A partir de ahora le ignoraré", añadió Stoichkov, que juega en Estados Unidos. Txiki Begiristain, comentarista de TV3, recordó que en 1992 la Copa de Europa sólo la ganaban los campeones, y Julio Salinas, afincado en Barcelona, hizo esta comparación: "¿Alguien se imagina que Florentino Pérez esté ahora tres años sin ganar nada y no reconozca luego las seis primeras Copas de Europa del Madrid porque eran en blanco y negro?" Josep Guardiola (Roma) y Andoni Zubizarreta, director general del Athletic, optaron por el silencio.

Ante el alud de críticas, Gaspart interrumpió la jornada festiva de Sant Esteban para rectificar. La nota señala que quiere revalidar "el éxito de Wembley" y que "disfrutó de un triunfo muy trabajado y merecido. Por ello", añade, "Gaspart nunca ha querido devaluar la victoria de aquel 20 de mayo y su intención ha sido mantener aquel espíritu y revalidarlo este año. Por eso le sabe mal que se hayan podido malinterpretar sus palabras hasta el punto que espera que el éxito se pueda repetir bien pronto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002