Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se queda solo en el Congreso al rechazar la conversión de becas de investigación en contratos

El Grupo Popular en el Congreso de los Diputados rechazó ayer en solitario en el pleno del Congreso la toma en consideración de una proposición de Ley de Izquierda Unida, aprobada por las Cortes de Aragón, en la que se pedía la conversión de becas de investigación en contratos laborales, y la inclusión de los investigadores titulados dentro del Régimen General de la Seguridad Social, con todos los derechos y prestaciones.

La oposición en bloque respondió al PP que el colectivo de jóvenes investigadores padece una situación "injusta y sin derechos básicos", para quien además son "productores y trabajadores científicos". La proposición de Ley señala que "se trata de titulados universitarios con una formación suficiente para desarrollar su actividad investigadora" y que realizan una producción científica.

El diputado del PP Tomás Burgos afirmó que "el fondo es compartido por todos", porque el Gobierno ha desarrollado mejoras en la cobertura social en diversos colectivos sociales como mujeres o autónomos. "Nadie ha hecho más que el Gobierno del PP por incrementar las prestaciones sociales y extenderlas a colectivos desfavorecidos", añadió.

"Pero la forma no coincide con las de ustedes. Y les voy a explicar porque nuestra forma es la más adecuada y la suya no", afirmó el diputado de PP. De esta forma, aseveró que la conversión de las actuales becas de investigación por contratos "desvirtuaría el objetivo de formación, que es el actual de las becas".

PP: LOS BECARIOS NO SON TRABAJADORES

El portavoz popular rechazó tajantemente que los becarios de investigación sean trabajadores. "Las becas no retribuyen trabajo alguno. La beca excluye la relación laboral e invita al estudiante a prolongar su formación. El investigador se forma en el centro, no trabaja en el centro", hizo hincapié. Además, apuntó que la pretensión de que se laboralice el sistema de becas es "innecesaria".

Por su parte, el diputado socialista Alfredo Francisco Javier Arola recordó que el PSOE ya ha presentado seis proposiciones no de Ley en esta materia y que han sido rechazadas, y resaltó "las incongruencias y promesas incumplidas del PP" como la aprobación del estatuto del becario y la descoordinación entre los Ministerios. El PSOE reclama la homogeinización de las becas, la regulación de la situación de los becarios, la conversión de becas post-doctorales en contratos y la definición de la carrera investigadora. El portavoz de CiU Pere Grau apostó por determinar de forma clara los derechos y deberes de los becarios de investigación y recordó que los sectores afectados también reclaman su regularización en materia fiscal. Dada la diversidad de becas es necesaria una carta de derechos y deberes de los becarios, según Grau.

La diputada de Izquierda Unida Presentación Urán reclamó un tratamiento de los becarios igual a los contratos, dar una cobertura social a estos investigadores e impedir que se creen desigualdades entre comunidades autónomas. IU estima que supondrían 36 millones de euros la conversión de becas en contratos, "lo que no afectaría a la previsión de déficit cero".

El diputado del PNV indicó que los becarios desarrollan una actividad laboral y por esto deben contar con unos derechos. Con esta proposición se colocaría a la investigación en los niveles de la Unión Europea, según el PNV.

El diputado de Chunta Aragonesista, José Antonio Labordeta, denunció que sólo el 1 por ciento del PIB se dedica a la investigación en España y "una parte importante va a programas militares". Además, calificó la situación de muchos investigadores de "indigna" en el marco de "la España de las oportunidades". El BNG considera que la iniciativa es "necesaria y oportuna".

DIPUTADOS CORTES DE ARAGON

El diputado de Izquierda Unida en las Cortes de Aragón Jesús Lacasa preguntó hoy en el Pleno de la Cámara Baja ""cómo se puede desarrollar un tejido científico fuerte si los becarios están en situación de precaridedad"". Desde el primer día los jóvenes investigadores "están produciendo; por supuesto que están formándose, pero también trabajando", afirmó. "Es justo que coticen para sus futuras pensiones de jubilación y que tengan una protección sanitaria, no dentro de la caridad", añadió.

El diputado de la Chunta Aragonesista en las Cortes de Aragón Chesús Bernal afirmó en su intervención que "el lugar más débil de la investigación es el de los becarios", ya que todavía se considera a los investigadores como "un grupo de gente rara". "La situación en España sigue en situación de precariedad, con mano de obra barata. Y es necesario hacer atractiva la función investigadora y dignificar la figura del investigador", comentó.

Por su parte, el diputado del PSOE en las Cortes de Aragón Daniel Alastuey también defendió que los jóvenes investigadores son "trabajadores" y personas que "realizan un trabajo productivo". Y reclamó que la "base del futuro de este país sea regulado", con el fin de producir investigación y ciencia en el futuro.

CONCENTRACION BECARIOS

Coincidiendo con el debate en el Congreso, la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI-Precarios) celebró una concentración en la Puerta del Sol de Madrid en apoyo a la iniciativa de Izquierda Unida para convertir las becas en contratos laborales.

Actualmente, según denuncian los jóvenes investigadores, los becarios carecen "los derechos más básicos" de cualquier otro trabajador como son la Seguridad Social, bajas o incapacidad por enfermedad o accidente, vacaciones, subsidio, prestación por desempleo, o cotización a sistema de pensiones.

Los becarios manifestantes llamaron la atención sobre la precariedad en la que tienen que desarrollar su trabajo todos los días miles de jóvenes investigadores, mientras que producen "la mitad de los artículos científicos que publica España y participan en el 90 por ciento de los mismos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de diciembre de 2002