Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larrauri destila la visión de la guerra de la "inclasificable" filósofa Simone Weil

La filósofa Maite Larrauri presentó ayer en la Casa del Libro de Valencia La guerra, según Simone Weil, la última entrega de la colección Filosofía para Profanos, de la editorial valenciana Tàndem, publicado en castellano y valenciano. Larrauri ha destilado en esta obra, ilustrada por Max, el pensamiento de la filósofa francesa judía que vivió las dos guerras mundiales y que ha sido durante muchos años la gran "desconocida por muchos motivos". "Pocas mujeres se han tomado la libertad de ser mujeres, de entrar en un territorio masculino", explicó la autora al tiempo que destacaba el "ser extraño, raro, que no cumplía con los patrones" de comportamiento de la mujer del momento. Murió a los 34 años en 1943 a causa de su extrema debilidad y tras luchar con la resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial, en la columna de Durruti en la Guerra Civil española, y trabajar como maestra o como obrera de la Renault. "Era inclasificable", sostuvo la autora.

Estas ocupaciones no buscaban "ganarse el cielo" sino que respondían a una "motivación filosófica", por "ese gusto de aproximarse a las cosas desde un punto de vista absolutamente femenino". Weil no era pacifista, pero consideraba que ninguna guerra persigue la justicia; no se hace en ella un cálculo de las ganancias y las pérdidas, no se hace por motivos económicos, sino que está "en juego el modo en que cada uno se imagina a sí mismo", explicó Larrauri. Como no podía evitar la guerra, Simone Weill peleó en ella, pero negándose a adoptar la actitud arrogante y condescendiente del que gana, y denunciando su injusticia. Fue el movimiento feminista italiano el que inició la reivindicación del pensamiento de la filósofa, muy estimado también en el mundo anglosajón, no así en el francéss donde se la clasificó de pensadora cristiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de diciembre de 2002