Reportaje:

Parientes de alquiler

Una empresa de Barcelona alquila actores para representar personajes a petición de personas solas o que quieren divertirse

Ninguna persona tiene excusa para pasar sola la Navidad. Al menos desde que una empresa de Barcelona ofrece la posibilidad de alquilar actores que se hacen pasar por familiares de los clientes. Central del Espectáculo se inspiró el año pasado en el argumento de la película La familia, de Fernando León de Aranoa, en la que un hombre solitario contrataba a actores que se hiciesen pasar por parientes suyos. La ficción se trasladó a la realidad y éstas serán las segundas navidades del experimento.

El director de animación de Central del Espectáculo, Daniel Aguirre, pone la idea al servicio tanto de "gente que se encuentra absolutamente sola en Barcelona por motivos de trabajo o personas que se quieren divertir, como un matrimonio que para combatir la rutina del día a día elige para pasar la Nochebuena a un invitado que no para de contarles chistes".

La opción de alquilar un familiar para deshacerse de la soledad o divertirse supone un desembolso de 210 euros por actor. La empresa también brinda la posibilidad de participar en una cena navideña con otros clientes en compañía de los actores contratados. Esta última oferta sale a un precio de 132 euros por cubierto y tiene como incentivo el escenario del ágape, el hotel Arts de Barcelona. Para esta cena se han inscrito 14 comensales dispuestos a vivir unas navidades diferentes, en este caso con 12 actores.

Elegir familiar es sencillo. Simplemente se trata de elaborar un guión con los rasgos de la personalidad que debe reunir el invitado, incluyendo anécdotas, vivencias o aficiones, y puede ser cualquier personaje, ya sea una tía venida de tierras lejanas, un primo al que no se ve desde hace años, una antigua profesora de piano o un amigo de la infancia. Cualquiera que sea el perfil, el actor se adaptará al guión solicitado. "No queremos sustituir a nadie específico, sólo ofrecemos parientes a la carta que no han existido nunca. Hay personas, por ejemplo, a las que haría ilusión tener una prima andaluza que baile sevillanas después de la cena", aclara Aguirre.

Para hacer frente a la campaña navideña, Central del Espectáculo cuenta con una plantilla de 12 actores capaces de meterse en la piel del familiar más surrealista que pueda imaginarse. Preparan un personaje a la medida de los datos que cada cliente aporta y escenifican el papel escrupulosamente durante el encuentro familiar.

Esta empresa ofrece también otros servicios peculiares. Por ejemplo, el de un juez actor para casar parejas que prefiere celebrar la ceremonia fuera del juzgado de paz. O un acompañante ocasional. "Por ejemplo, hemos hecho un servicio a una mujer que buscaba un hombre atractivo para que la acompañase a un concierto: quería poner celoso a su marido". No obstante, Aguirre deja bien claro que este tipo de encargos no incluyen en ningún caso contenido sexual. La empresa tampoco presta servicio a divorciados que buscan pareja.

Daniel Aguirre asegura que vigilan para "no caer en el error de suplantar a una persona". "Hacerlo sería una ilegalidad", remacha. El director artístico de la empresa niega que las personas que recurren a parientes imaginarios tengan problemas psicológicos. "Son gente sana, normal, que lo único que quiere es no estar sola".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50