_
_
_
_

Los magistrados avisan a Justicia de que la ejecución rápida de sentencias peligra si les trasladan de edificio

Los planes de la Consejería de Justicia de alquilar edificios en distintos lugares de la capital y reubicar en ellos juzgados situados ahora en la plaza de Castilla tiene soliviantados a muchos jueces. Si recientemente fueron los jueces de Vigilancia Penitenciaria los que rehusaron salir de la plaza de Castilla, la protesta parte ahora de los magistrados encargados de ejecutar sentencias. Para dejar hueco a los cuatro nuevos juzgados de instrucción que se van a crear para los juicios rápidos, Justicia ha decidido trasladar los juzgados de ejecutorias al edificio de la calle de Bambú (Chamartín) que alberga ahora a la Fiscalía de Menores. La idea de Justicia es trasladar Menores a otro edificio del barrio de San Blas.

Los jueces advierten de que "el servicio de ejecución rápida de sentencia desaparecerá" si les sacan de la plaza de Castilla. "La separación [de nuestros juzgados de los que sentencian] determinará el fin de esta práctica. "Nosotros somos los que ejecutamos las sentencias; para qué sirve pedir que la justicia sea rápida si luego la sentencia no se ejecuta", se pregunta un juez. Un 25% de los casos que llegan a estos jueces son susceptible de ejecución rápida, afirman. En especial aquellos en los que el reo va al juicio y se conforma con la pena que le pide el fiscal.

El director general de Justicia del Gobierno regional, José Luis López del Moral, asegura que la medida obedece a que es necesario habilitar espacio en la plaza de Castilla para los nuevos juzgados de instrucción. En todo caso, afirma que está dispuesto "a estudiar cualquier alternativa".

El juez decano, José Luis González Armengol, es partidario de que todos los órganos penales de Madrid "estén unificados en un mismo edificio". Por ello, sugiere habilitar, "con carácter temporal y mientras se contruye la Ciudad de la Justicia, los dos enormes sótanos que hay en la sede general de los juzgados". "Si se les adecenta correctamente, y como mal menor, creo que nadie pondría pegas", subraya el decano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_