_
_
_
_
LA VENTANA DE MILLÁS

Colores

Apretaba y palpitaba, apretaba y palpitaba; luego, al final, cuando más palpitaba me entraban como unas enormes ganas de hacer pis. Después me quedaba muy floja mucho rato y sólo podía pensar en colores. El color de apretar era el color amarillo, el color de no lo voy a hacer más era el color negro.

Más información
Escritura y vida

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_