Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO

España se recrea ante la flojísima Dinamarca

Lo dice todo que la única incógnita a resolver en un encuentro sea si la diferencia va a superar los 30 puntos o no. Al final, fueron 41 puntos, una brecha considerable que refleja la distancia entre el inexistente baloncesto danés y el español. Una victoria de la selección el próximo miércoles en Israel habrá resuelto su clasificación para el Europeo de Suecia 2003. Moncho López utilizó la pachanga de laboratorio de pruebas y el experimento le valió para ratificar a los que ya estaban, a los de siempre, en este caso, a Lucio Angulo y Garbajosa. Ayer prefirió dar descanso a Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes. De los nuevos, Hernández Sonseca fue el más entonado.

Al partido le faltó nervio desde el primer momento. El primer cuarto ya adelantó lo que se avecinaba: una España que no acababa de creerse que eso era un partido oficial y un conjunto danés plagado de jugadores con categoría universitaria. Garbajosa fue el único en tomarse la broma en serio; tiró con la misma efectividad de tres que de dos, logró 11 puntos seguidos y desorientó a la zona nórdica.

ESPAÑA 87 - DINAMARCA 46

España: Marco (5), Jiménez (2), Lucio Angulo (15), Garbajosa (13), Hernández-Sonseca (17); Cabezas (10), Calderón (4), Paraíso (10), Iturbe (11) y Junyent. Dinamarca: Madsen, Colman (2), Langager (5), Christoffersen, Andersen (19); Thuesen (2), Langvad (12), Kingome (6), Hansen y Laulund. Unos 3.000 espectadores en el Pabellón Príncipe Felipe de Arganda (Madrid).

Salieron Cabezas, Calderón y Junyent y la selección se amodorró. Se contagiaron de la incompetencia del rival y a Andersen le dio por aparentar que lo suyo es el baloncesto. Eso sí, tiraba todo balón que caía en sus manos y desde cualquier posición. Al descanso, España sólo se fue con 11 puntos de ventaja, una proeza para los daneses. Luego apareció Lucio y la grieta alcanzó la dimensión justa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de noviembre de 2002