Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo incendio en Mijas, presuntamente provocado, obliga a desalojar a 400 personas

El carril del Cerro del Moro fue clave para cortar el fuego, que el viento ayudó a propagar

'Se han propuesto cargarse la sierra de Mijas y lo van a conseguir'. Es el lamento de una de las 400 personas que en la madrugada de ayer tuvieron que abandonar sus viviendas por la amenaza de un incendio originado sobre las 3.30 horas, según los primeros indicios de origen intencionado, y al que el fuerte viento que soplaba en la zona ayudó a expandir con rapidez. Algunos de ellos ya vivieron la misma odisea en otra tensa madrugada hace 16 meses. Esta vez el susto duró poco, el carril que accede a la cumbre del Cerro del Moro sirvió de efectivo cortafuego, y a mediodía empezó a restaurarse la normalidad.

El incendio se originó a la altura del kilómetro 2,100 de la carretera que une las localidades malagueñas de Mijas y Benalmádena, a unos 100 metros de la calzada, en un camino rural entre un bosque de pinos. Aunque algún vecino indicó que sobre las dos de la madrugada ya se avistaron las llamas y se quejó de la tardanza en el despliegue de los efectivos, el delegado de la Consejería de Medio Ambiente en Málaga, Ignacio Trillo, informó de que el primer aviso se realizó desde el servicio de radio taxi de Benalmádena a las 3.30 horas y que el primer retén en llegar actuó en el mismo punto donde se originó el incendio. 'Pensar eso es descabellado, pues con el viento que teníamos, en hora y media el fuego se hubiera propagado de forma devastadora', replicó.

Trillo aseguró que la 'hipótesis más probable' sobre el origen del incendio es que fue intencionado, e informó de que la Guardia Civil y la Policía Autonómica ya han iniciado las investigaciones al respecto.

En un primer momento, la policía ordenó el desalojo de 50 personas que viven en el paraje conocido como Osunillas Bajas. Sobre las cinco de la madrugada, se alertó a los vecinos de las urbanizaciones de Buenavista y Osunillas, unos 370 en total, de que estuvieran prestos por si era necesaria la evacuación. Y aunque no lo fue, la mayoría optó por salir de sus casas. El Ayuntamiento dispuso el polideportivo de Las Lagunas para alojarlos, pero nadie llegó a utilizarlo.

El fuego se expandió por una zona urbanizable en el frente sur, afectando a unas 35 hectáreas de matorral -soplaba viento de noroeste con rachas de entre 90 y 100 kilómetros a la hora-, y por el bosque de pinos en el frente norte, donde llegó a extenderse en un perímetro de unas 30 hectáreas de superficie forestal, 20 de ellas de masa arbórea y las otras 10 de matorral.

Los 250 efectivos que participaron en la extinción, con el apoyo de 11 vehículos y nueve aeronaves, fijaron su prioridad en este último frente, toda vez que se trataba de una masa arbórea y de que el fuego amenazaba con alcanzar la cumbre de Cerro del Moro, con lo que podía extenderse monte abajo por la cara opuesta hacia la localidad de Alhaurín El Grande.

El dispositivo de bomberos y efectivos del Plan Infoca pudo controlar finalmente las llamas utilizando como cortafuego el carril que asciende a la cumbre, donde están ubicados varios postes repetidores de señales de radio y televisión. 'Esa vía ha sido clave, si el fuego la hubiera saltado hubiera sido peligrosísimo', reconoció Trillo, quien aprovechó para resaltar la importancia de abrir sendas en los montes y replicar así las protestas de algunos colectivos por los trabajos de reforestación que se realizan en la zona para recuperarla del incendio del año pasado. 'Espero que lo ocurrido hoy lleve a una reflexión sobre la utilidad de los senderos', apostilló el alcalde de Mijas, Agustín Moreno.

El incendio quedó controlado a mediodía, hora en que los 50 vecinos de Osunillas Bajas regresaron a sus casas y la carretera volvió a quedar abierta. Un retén permaneció todo el día en la zona en trabajos de vigilancia y refresco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 2002