Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Valencia necesita invertir 1.200 millones para mantener su liderazgo en 2015

La Autoridad Portuaria plantea ampliar el espacio de operaciones en Valencia o Sagunto

El Puerto de Valencia ocupa el primer lugar del Mediterráneo por volumen de tráfico comercial de contenedores. Con sus actuales instalaciones puede crecer a un ritmo anual del 7% hasta 2008 sin problemas. Para evitar un estrangulamiento futuro, la Autoridad Portuaria presentó ayer en sociedad un plan estratégico que prevé una ampliación de tres millones de metros cuadrados de superficie operativa que supondría una inversión de 1.200 millones de euros y debería acometerse a partir de 2005. La ampliación podría desarrollarse tanto en Valencia como en Sagunto.

Rafael del Moral, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), que gestiona los puertos de Valencia, Sagunto y Gandia, presentó las líneas general de un plan estratégico hasta 2015 para consolidar la actual posición de liderazgo en tráfico comercial de contenedores que disfruta Valencia en el Mediterráneo occidental. Bajo una nueva marca, Valenciaport, que aglutina las tres instalaciones que gestiona, la APV persigue consolidar su cuota de mercado comercial con un crecimiento anual estimado del 7% y fidelizar la opción de las principales navieras; ofrecer nuevos servicios logísticos; garantizar la calidad de las operaciones de tráfico; ofrecer todo el abanico posible de opciones de transporte (intermodalidad); integrar el puerto en la ciudad en consonancia con el proyecto de Balcón al Mar que impulsa el Ayuntamiento de Valencia; y ampliar el espejo de agua con nuevos diques.

La APV y las administraciones estatal y autonómica asumirían hasta 1.000 millones de euros de inversión para construir los nuevos diques. La propuesta asume que los operadores privados aportarían los restantes 200 millones para asentar sus instalaciones en la nueva zona de operaciones.

Del Moral recordó que el tráfico marítimo de mercancías está condenado a crecer, que los grandes operadores oceánicos tienden a concentrar sus rutas y afirmó que en 2015 apenas habrá tres puertos comerciales en todo el Mediterráneo. Y no dudó en dibujar la alternativa. Si Valenciaport no logra convertirse en destino preferente del tráfico oceánico en el Mediterráneo Occidental, las exportaciones regionales descenderían un 15% en cinco años, 'una catástrofe' que supondría pérdidas por 1.800 millones de euros, un 50% más de la inversión prevista.

El presidente de la APV planteó dos posibles ampliaciones. Una pasaría por construir un nuevo dique perpendicular a la playa en la zona norte del Puerto de Valencia. La otra supondría construir un dique paralelo a la costa en el Puerto de Sagunto a partir del punto donde se construye la planta regasificadora que comparten Unión Fenosa e Iberdrola. Del Moral dejó las propuestas en el aire. La decisión definitiva sólo debe adoptarse en 2005.

En ambos casos están garantizadas zonas de actividades logísticas, claves para incorporar los últimos retoques de valor añadido en los productos de exportación. Valencia construye la ZAL en La Punta mientras que Sagunto desarrolla el mayor parque industrial de Europa sobre los terrenos industriales de propiedad pública que quedaron baldíos cuando se desmantelaron los altos hornos.

José Llorca, presidente de Puertos del Estado, expresó 'el apoyo explícito del Estado al desarrollo de los puertos valencianos'. Pero trufó su intervención con alusiones al modelo de concesiones e invitaciones a la implicación del sector privado en la ejecución del proyecto.

José Luis Olivas, presidente de la Generalitat, subrayó que la costa valenciana debe convertirse en puerta de entrada del tráfico oceánico hacia Europa Occidental y apostó decididamente por la ampliación de Valenciaport. Pero aprovechó la ocasión para deslizar el proyecto Ruta Azul, que prevé desplazar la A-7 hacia el interior para liberar terrenos del litoral, y sugirió que la estrategia del puerto debe acompasarse con 'una concepción amplia' de la ordenación territorial. 'Un desafío a la capacidad de la Comunidad Valenciana que sabremos superar holgadamente', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de noviembre de 2002