Crónica:Gran Premio de la Comunidad Valenciana | MOTOCICLISMOCrónica
i

Italia, 25; España, 8

La temporada del pelotón español se cierra con luces y sombras, muy lejos del abrumador dominio del país transalpino

Venticinco veces se ha escuchado el himno italiano en el Mundial recién finalizado; ocho el español (cuatro en honor de Fonsi Nieto, tres para Dani Pedrosa y una para Toni Elías); cinco el francés, cuatro el de San Marino, tres el japonés, dos el de Brasil y otra el argentino. Así se reparten las 48 carreras disputadas, 16 por cilindrada, que han certificado, por si falta hacía, el absoluto dominio que los pilotos italianos mantienen en el campeonato merced, por encima de todos, a Valentino Rossi, al que contemplan la friolera de 11 victorias, y a Marco Melandri, dueño de nueve triunfos. La actuación española ha enseñado de todo, luces y sombras, momentos mágicos con otros desilusionantes, pilotos que han superado de calle las expectativas junto a quienes han rendido muy por debajo de lo esperado.

Más información

- Fonsi Nieto. Espectacular. Era su primer año con una moto oficial (Aprilia) y ha luchado por el título hasta la penúltima carrera en el cuarto de litro. Subcampeon del mundo, sólo superado por el italiano Marco Melandri. Cuatro triunfos, un segundo puesto y tres terceros. Nueve veces ha conseguido el mejor tiempo en los entrenamientos, pero sus problemas en las salidas le han pasado factura. De esas nueve poles sólo aprovechó dos. El esperado paseo de Melandri no ha sido tal gracias a Fonsi, que ha adquirido de golpe la mayoría de edad como piloto. Protagonizó una de las escenas del Mundial, en Estoril, cuando se sobrepuso a una caída, impidió que la moto se le calase tumbado en el suelo y acabó ganando.

- Dani Pedrosa. Que el futuro es suyo ya no es un discurso que emita en exclusiva Valentino Rossi.A sus 17 años, es el corredor español más joven de la historia que ha logrado una pole position, que ha subido al podio y que ha ganado una carrera. Sus triunfos con la Honda en Holanda, Japón y Valencia -además, incontestables- han sido la guinda a una temporada ejemplar, en la que ha acabado tercero en la general de los 125cc. En total ha subido en ocho ocasiones al podio. Se ha despojado de ese tono de timidez que le acompañaba dentro y fuera del asfalto. Parecía el tapado de la categoría y a punto ha estado de pegar el petardazo. Le han faltado unos metros. El próximo curso lucirá el cartel de favorito desde el principio.

- Toni Elías. Sin llegar a desilusionar, le ha faltado un punto de explosividad. Tardó en hacerse con la Aprilia y cuando lo consiguió se puso al servicio de su amigo Fonsi Nieto para intentar arrebatarle el título a Melandri. No lo consiguieron. Logró un triunfo, en Japón, y en otras cuatro ocasiones pisó el podio. Fue tan impresionante su actuación en la temporada anterior que en todas las quinielas partía como uno de los mejor colocados. Y al final ha sido cuarto, un puesto digno, pero nada más.

- Carlos Checa. Sabido es que su Yamaha de cuatro tiempos no ha respondido. Pero no es menos cierto que se esperaba otra cosa de él. No que le birlara el campeonato a Rossi, una quimera, pero sí que diera más guerra. Como hizo en Brasil, cuando adelantó al campeón de manera prodigiosa antes de caerse, una constante en su carrera de la que ayer, en Cheste, se vivió un nuevo episodio. Quizá el año que viene, sin Max Biaggi a su lado, adquiera más peso en el equipo. Quinto en la clasificación final, con un segundo puesto y dos terceros, parecen poco premio para un piloto de su categoría.

- Pablo Nieto. Una gratísima sorpresa. Se ha dejado ver con los mejores de 125cc sin hacer demasiado ruido y ha ido a más. Ha sido tres veces tercero y ha llegado a correr con un serio problema en las costillas. Su sexta posición en la general debe darle alas para perseguir empresas mayores la próxima temporada.

- Emilio Alzamora. Sólo se tuvieron noticias suyas en Jerez y en Valencia. El resto, mejor olvidarlo. Seguro que de su gris actuación en los 250cc tiene culpa la moto, la Honda, que le ha respondido de mala manera, al contrario de lo ocurrido con Rolfo, su compañero de equipo. Pero de un campeón del mundo que lo fue se esperaba mucho más, aunque sus problemas en los tendones de los brazos, que le obligaron a parar y perderse dos carreras, le han pasado factura. En Valencia se hablaba más de él por su pique con Fonsi en los entrenamientos que por su aparición en la primera línea de la parrilla. Pero reaccionó y acabó tercero. Se reconoce desmotivado y no descarta bajar de categoría el año que viene.

- Sete Gibernau. Cuando era primero en Estoril se dio un porrazo de cuidado por culpa del diluvio que allí cayó. Por lo demás, poco o nada se ha sabido de él.

- Olivé, Debón y David Checa. Excepcional el tercer puesto del primero en Holanda con su Aprilia de 125cc. Debón y Checa se han asomado de vez en cuando tímidamente a la cabeza en el cuarto de litro, el primero fue sexto en Valencia, lo que en vista del dominio de Melandri, y el buen hacer de Fonsi, tiene su mérito.

- Barberá y Lorenzo. Los niños más niños del pelotón. A sus 16 años, el cuarto puesto de Barberá en Holanda es un triunfo en toda regla. Lorenzo debutó dos días después de cumplir 15 años y puede presumir de su séptimo puesto en Brasil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50