Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Del real a la peseta

EL PAÍS ofrece a sus lectores a partir del próximo domingo una colección de 40 monedas históricas, reproducidas y acuñadas por la Real Casa de la Moneda, bañadas en oro y plata puros

Tras el éxito conseguido con las dos colecciones tituladas El papel de la peseta (I y II), ahora EL PAÍS ofrecerá a sus lectores la posibilidad de conseguir 40 monedas históricas, ahora reproducidas, que cubren cinco siglos desde el reinado de los Reyes Católicos hasta el de Juan Carlos I. Se trata de una colección limitada, reproducida y acuñada para EL PAÍS en exclusiva por la Real Casa de la Moneda-Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Todas las monedas ofrecidas están bañadas en oro y plata puros.

La primera moneda se entregará gratis el domingo 10 de noviembre, junto con una carpeta archivador con un casillero específico en donde depositar cada una de las 40 reproducciones. También se incluirá un libro guía de 32 páginas, que explica las características de cada moneda y pasa revista a los cinco siglos y 24 reinados que cursaron estos medios de pago. Dicho cuadernillo dedica varias páginas a explicar los términos numismáticos de los expertos, así como las características y los elementos específicos de seguridad.

Reproducciones de los 8 escudos de Luis I; los 2 reales de Carlos de Austria, pretendiente al trono y que nunca llegó a ser rey; las 5 pesetas y los 320 reales de José Bonaparte o las 5 pesetas de Amadeo de Saboya

A partir del lunes 11, y durante las 13 semanas siguientes, las monedas se podrán conseguir en los quioscos o puntos de venta habituales del periódico entregando los vales descuento equivalentes a 5 euros, que aparecerán los lunes, martes y miércoles en la última página del periódico, más 1,50 euros cada día. Estos cupones descuento sólo serán válidos el día de su publicación.

La primera moneda será una reproducción de los 4 excelentes de los Reyes Católicos, que se acuñó durante su reinado en Segovia, aunque no lleva fecha, un valor poco conocido entre el gran público. Se entregará gratis el próximo domingo con el periódico y el libro guía en cuyo interior irá la carpeta archivador.

El lunes 11 de noviembre, el martes 12 y el miércoles 13, las reproducciones serán, respectivamente, los 8 escudos de Carlos III, las 5 pesetas de Fernando VII y los 320 reales del rey intruso José Bonaparte. Se podrán conseguir con el vale descuento de la última página de EL PAÍS y la entrega de 1,50 euros.

La operación podrá repetirse esos tres mismos días de las siguientes semanas hasta completar esta exclusiva colección de 40 monedas en febrero de 2003, en la que la última moneda será la de 2.000 pesetas, aparecida el año 2001, si bien el valor que aparecerá será el de 0000 para desmonetizar esta reproducción, dirigida a coleccionistas, de manera que no pueda cambiarse en los bancos.

Monedas singulares

Otras monedas curiosas de esta serie: los 100 ducados de 1528, que lleva las efigies de los reyes Juana y Carlos. Dicho así parece difícil saber de quien se trata, pero basta recordar que Juana la Loca fue reina al heredar las coronas de Castilla y Aragón de los Reyes Católicos, aunque en la práctica el que reinó fue su hijo Carlos I de España y V de Alemania. De ahí que aparezcan los perfiles de madre e hijo en esta moneda. De las monedas acuñadas en tiempos de este último monarca también es curiosa, al menos por el nombre, el cuádruple ducado, valor que también se acuñó en tiempos de Fernando VII. Monedas de reyes raros son los 8 escudos de Luis I, que apenas reinó unos pocos meses; los 2 reales del archiduque Carlos de Austria, pretendiente al trono de España y que nunca llegó a ser rey; las 5 pesetas y los 320 reales de José Bonaparte o las 5 pesetas de Amadeo de Saboya.

No falta representación de la Revolución de 1868, época en la que nació la peseta como unidad monetaria, y la peseta republicana de 1933.

Según el presidente-director general de la Real Casa de la Moneda, Gonzalo Ferre Moltó, con la desaparición reciente de la peseta 'es un momento histórico muy importante que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre no puede dejar pasar sin legar su mejor testimonio: el recuerdo convertido en acuñaciones especiales'. Por esta razón la Fábrica ha puesto en marcha su maquinaria, en todos los sentidos de la palabra, para realizar esta colección que dará a conocer además la producción de artistas, grabadores y acuñadores, casi siempre anónimos, que han hecho del monetario español uno de los más valiosos y variados del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de noviembre de 2002