El Tribunal Superior anula una multa de 3.000 euros a Basf

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado una multa de 3.000 euros que impuso el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat a la empresa de electrónica Basf Española, SA. Según la Generalitat, ésta había cometido una falta de abandono de residuos químicos en los almacenes de una fábrica química de Lliçà de Vall. En su sentencia, el TSJC alega que los productos denunciados por Medio Ambiente no estaban destinados a ser abandonados, sino utilizados por la empresa donde estaban almacenados.

En noviembre de 1996, el Ayuntamiento de Lliçà de Vall denunció que en las instalaciones de la empresa Chemi Barna, SL, situada en un polígono de la localidad, se guardaban 'de forma ilegal' 2.000 bidones procedentes de Basf Española. Un mes después, el consistorio abrió un expediente sancionador a Basf, que alegó que se limitaba a 'suministrar los productos a aquella empresa mediante compraventa', sin que existiera ningún depósito de residuos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50