Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ampliación de la UE será positiva para el sector agrario, dice Solbes

La posible incorporación de 10 estados más a la Unión Europea (UE) en el horizonte del año 2006 repercutirá de manera positiva en el sector agrícola valenciano, según vaticinó ayer en Alicante Pedro Solbes, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios. El ex ministro socialista visitó Alicante para ofrecer una conferencia en la clausura de las 17ª Jornadas de Economía Española, organizadas por la Universidad de Alicante.

Para el reponsable económico de la UE, la ampliación del organismo inaugurará un nuevo escenario en las relaciones comerciales. 'Esta región [la Comunidad] está muy especializada en productos de alto precio y fuera de estación a los que estos países aún no han accedido', explicó Solbes.

El comisario eu

untos Económicos y Monetarios reconoció que la entrada de nuevos socios en el seno de la UE acarreará, en primer término, un nuevo reparto de los fondos de cohesión. 'En este sentido, el impacto de la ampliación será más positivo en los países candidatos al incorporarse con rentas per cápita inferiores a la media de la UE', dijo Solbes. 'En la misma medida, serán los actuales estados miembros los que pasen a gozar de menores ayudas de los fondos de cohesión', añadió.

Con todo, el comisario restó importancia a este apartado de la financiación de las regiones, y especialmente en lo que toca la Comunidad. Solbes vaticinó que la Comunidad dejará de ser objetivo 1 en 2006. 'Pero ello quiere decir que la situación ha mejorado y se ha llegado al techo del 75% de la renta per cápita media de la UE'. 'Y, además, se establecerá un período transitorio', puntualizó.

El comisario abundó en el impacto, a su juicio, positivo que la ampliación tendrá en la Comunidad, tanto en el mentado sector agrario, como en el de la actividad comercial en general. 'En la medida en que se mejore el nivel de renta de los países aspirantes, lo lógico es que se incrementen las posibilidades de comercio con los mismos', argumentó.

El dirigente de la UE también se refirió a otra consecuencia directa de la ampliación, el previsible incremento de los flujos migratorios, más intensos en los países miembros limítrofes con los aspirantes. 'También es este caso se aplicarán períodos transitorios, entre cintro y siete años, para que el libre acceso no sea general', explicó.

Por último, Solbes se mostró satisfecho de la última reunión de los jefes de Estado de los 15 países miembros para analizar la entrada de los nuevos candidatos: 'Aunque quedan problemas por resolver, se sigue avanzado en buena dirección', matizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de octubre de 2002