Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO

Negar el propio reglamento

La federación de balonmano ignora sus leyes en el 'caso Duishebaiev'

Negar su propio reglamento. Eso es lo que hace la Federación Española de Balonmano en el caso Duishebaiev. En una de las 30 páginas en las que se recogen sus estatutos se puede leer: 'Se considerarán infracciones muy graves y se castigarán con inhabilitación temporal de dos a cuatro años (...) la agresión de un jugador a los miembros del equipo contrario, originando con su acción lesión o daño grave'.

Duishebaiev, que lanzó adrede un fuerte balonazo a un rival, Sánchez, no causó una lesión grave, cierto, pero arrancó a su víctima una pieza dental y le causó una leve lesión cerebral transitoria. La propia federación, en su reglamento, también prevé esta posibilidad: 'Se considerarán infracciones graves, que serán castigadas con inhabilitación temporal de un mes a nueve meses, (...), [las del] jugador que insultare, amenazare o ejecutare cualquier acto que implique falta de consideración a los miembros del equipo contrario'.

Uno de los argumentos del máximo órgano del balonmano, el de que el suceso acaeciese en un partido amistoso, también queda refutado por sus leyes: 'Cuando en la celebración de un partido amistoso se produzcan hechos tipificados como graves o muy graves, el órgano competente, si procede, impondrá las sanciones, de oficio o a instancia de parte, que correspondan con el mismo tratamiento que el de un encuentro oficial'.

Otro de los argumentos de la federación es que el hecho no quedó reflejado en el acta arbitral. Sin embargo, otras federaciones deportivas, como la de voleibol, por medio de su presidente, Agustín Martín Santos, no consideran que este factor tenga ninguna relevancia y afirman: 'Una agresión es siempre una falta grave y eso hay que llevarlo a rajatabala'.

Otra objeción federativa es que la parte afectada no ha pedido que se abra un expediente. El Alcobendas, el club al que pertenece el agredido, Sánchez, sí mandó una carta de queja a la federación, pero después decidió olvidarse del tema tras la visita de una comitiva federativa a sus oficinas. En todo caso, para las federaciones de voleibol y fútbol el acta no es necesaria cuando 'hay suficiente documentación'. Martín Santos insiste: 'A mí me parece gravísimo y, si por mí fueram ya estaría actuando la federación de oficio'.

'Está todo muy tipificado. Si es una agresión y hay constancia documental, se puede y se debe actuar de oficio', asegura Rogelio Núñez, portavoz de la Federación de Fútbol. Martín Santos incluso revela que su federación ya ha actuado en este sentido con una de sus figuras: 'Nosotros a Rafa Pascual ya le hemos dado más de un toque por comportamientos antideportivos'.

En cambio, la Federación de Baloncesto, a través de Gregorio Fernández, presidente de su Comité de Competición, sí da la razón a la de balonmano al asegurar: 'Un comité no puede entrar de oficio porque, si no, estaríamos noche y día pendientes de todo y eso no puede ser'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de octubre de 2002