Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FUNK

Fiesta, baile y música negra

Gran ambiente de fiesta en la sala madrileña que acogió la actuación de este nutrido combo barcelonés. Por verse, se vio por allí a actores como Luis Tosar y Javier Bardem, los protagonistas de la aclamada Los lunes al sol. Bella paráfrasis quizá del sentido casi terapéutico de la Fundación Tony Manero consagrada a músicas antaño consideradas de segunda: en tiempos de paro y depresión, al menos que haya fiesta sobre un escenario.

Y los Tony Manero llegaron a Madrid dispuestos a poner todo de su parte para la fiesta. Venían con la responsabilidad de casi haber empalmado dos giras. La de su disco anterior, el aclamado y vendedor Looking for la fiesta merced al bombazo de la canción Supersexy girl, y la del nuevo, titulado Sweet movimiento, que supone una profundización en los estilos de música negra que son señas de identidad de la banda.

Fundación Tony Manero

Solomon Rabinat (batería), Ernesto Wilson Santamaría (percusión), Deliciosa Smith (bajo), Lalo López (guitarra), Danny Amatulo (trompeta), Ginés Brown (flauta y saxo tenor), Tom Jhonson (trombón), Miguelito Superstar y Paquito Sex machine (voces). Sala Caracol. Madrid, miércoles 23 de octubre.

Menos versiones

El concierto de esta nueva etapa de la Fundación Tony Manero lo planteó el grupo con la práctica totalidad de repertorio de cosecha propia, reduciendo el capítulo de versiones a los bises. Esto, sin duda, despistó un tanto a la audiencia que llenaba la sala, quizá atraída por la fama del grupo barcelonés de clavar las versiones de los setenta que forman parte de su repertorio. Tal vez por ello, quizá el ambiente resultó más frío que en anteriores visitas del grupo y, aunque el tono fue positivo y las sensaciones trasmitidas eran de carácter agradable, puede ser que el entusiasmo no alcanzara los niveles esperados.

Se bailó, eso sí, con algunas de las nuevas canciones del grupo: la sensual Sweet movimiento, un tema con aroma canalla llamado Fonky macarrón y Master Mike, la primera incursión original de la banda en el terreno del hip hop.

También sonaron las composiciones más celebradas del primer álbum de la banda, incluido el celebradísimo Supersexy girl. Pero en lo que casi todo el mundo estuvo de acuerdo es en que lo mejor del concierto fue la despedida del grupo con versiones de Livin' For The City, de Stevie Wonder; Can't Nobody Love Me Like You Do, de Storm; Play That Funky Music, de Wild Cherry; Superfreak, de Rick James, y Shake Your Body (Down To The Ground) de Jackson 5.

Pese a que la Fundación Tony Manero esté un poco harta de que se les valore y considere por su pasado versionero, la verdad es que las interpretaciones de clásicos a veces están muy bien y ayudan a que su espectáculo no decaiga. No es cuestión, a lo mejor, de cantidad, sino de combinarlas bien con los temas propios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002