Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El escudo de Málaga

La ciudad de Málaga sorprende, entre otras muchas cosas, por la frase de su escudo: Málaga, la primera en el peligro de la libertad. De un tiempo a esta parte, gracias a unos aprendices de tiranos a los que se les llena la boca de constitucionalismo a la hora de hablar de otros territorios españoles, están intentando vaciar de contenido la frase del escudo de Málaga, utilizando métodos propios de la 'ley del silencio', no de la política en el sentido griego de la palabra.

Sin ir más lejos, el atropello a la libertad de expresión que supone el trato que está padeciendo un canal de televisión local, Radio Televisión Victoria, por parte de esos tiranos que usan la Policía Local como guardia pretoriana a favor de intereses de partido, en lugar de ponerla al servicio de los ciudadanos y ciudadanas de Málaga.

A quien corresponda, me gustaría recordarle que en lugar de retener periodistas por desempeñar su labor profesional, como fue el caso del cámara George Torres y del redactor y experto en temas tan malagueños como la Semana Santa, Juan Enrique Gómez, con métodos propios de una dictadura o, con la misma falta de estilo, ir a Radio Televisión Victoria, en plena emisión, con amenazas de cierre; que en España mueren más mujeres en manos de parejas maltratadotas que victimas del terrorismo, llevamos ya 55 y allí debe estar la policía o vigilando las apuestas ilegales con animales de compañía, concretamente perros, o controlando esos viajes al Caribe a precios irrisorios que encierran redes de turismo sexual, eso sí, practicado por personas harto respetables...

O sea, que cumplan a Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado del año 1985, en lugar de actuar como escoltas privados que reciben su salario de los impuestos municipales que, precisamente, no son baratos. Vamos, que como decía Churchill, sería deseable que cuando llamaran a la puerta en Radio Televisión Victoria fuera el lechero, así definía el político conservador británico a la democracia, para afinar la frase: 'Democracia es la forma de gobierno que si llaman a tu puerta de madrugada es el lechero'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de octubre de 2002