Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Sexta jornada de Liga

Gol de Roger desde 54 metros

Tras el relevo de Ramos por Moya, primer triunfo del Espanyol

Pocas veces se ha cobrado una pieza de tanto valor de una manera tan esplendorosa. El lujo estuvo en la ejecución, cosa de Roger; el valor, en que frenó la caída libre en que se había precipitado el Espanyol desde que empezó la Liga. Había transcurrido ya una hora de partido.Y ante la escasa relevancia de la pelea entablada entre el Espanyol y el Recreativo, que parecían empeñados en justificar por qué andaban de la mano en el fondo de la tabla, muchos se entretenían departiendo con el vecino, mirando el marcador simultáneo o sacando las pipas del paquete. Tenían disculpa por lo poco que pasaba sobre el césped, pero seguro que lamentaron muy mucho no haber estado al quite. Quien tuvo el privilegio, pudo sentirse cómplice de tanto como el escorzo del cuerpo de Roger avisó de sus intenciones.

ESPANYOL 2| RECREATIVO 0

Espanyol: Argensó; Navas, Soldevilla, Domoraud (Jarque, m.83), David García; Morales (De la Peña, m.71), Roger; Toni Velamazán, Maxi (Fredson, m.71), Luque y Milosevic. Recreativo: César; Galán, Alex, Loren, Espínola, Javi García (Gallego, m.69); José Mari (Xiscu, m.69), Begoña, Benítez (Cubillo, m.73); Bermejo y Raúl Molina. Goles: 1-0. M.61. Roger engancha un zurdazo desde 54 metros y bate por alto a César. 2-0. M.72. Roger, de tiro muy colocado junto a la escuadra, tras recibir de Milosevic. Árbitro: Rodríguez Santiago (Castellano-leonés). Amonestó a Soldevilla, Alex, Domoraud, Luque y a Lucas Alcaraz, entrenador del Recreativo. Estadio Olímpico de Montjuïc. Unos 24.200 espectadores.

La cosa fue así. El balón iba sin ton ni son por el centro del campo, como casi todo el tiempo. Roger se vio de pronto entre cinco o seis rivales, pero ninguno a menos de un metro suyo. Y en la misma milésima de segundo percibió que César, el portero del Recreativo, estaba un tanto adelantado. No le importó estar tan lejos, todavía un metro y medio en campo propio, a unos 54 metros del marco andaluz. Roger conectó su zurda, tan poderosa como certera, y el balón, tras describir un perfecto arco, se alojó en las redes del Recreativo. El delirio en la grada.

Sucedió ayer en Montjuïc, cuando la angustia empezaba a resultar insoportable para una hinchada encogida por el peripatético sainete protagonizado por la directiva y Juande Ramos, destituido de madrugada y relevado por un hombre de la casa, Ramon Moya, que tuvo que regresar con urgencia desde Burgos, donde iba a dirigir al equipo filial blanquiazul, que milita en Segunda B.

Lo que pasó después apenas fue relevante. El propio Roger remachó el primer triunfo del Espanyol con otro gran gol ante un Recreativo inofensivo que tuvo que evitar males mayores cuando De la Peña, en el epílogo, dio rienda suelta a su ingenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de octubre de 2002