Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía hiere de bala a un hombre que apuñaló a otros dos en plena calle

Un policía municipal redujo ayer de un disparo en una pierna a un individuo de 31 años que acababa de herir a puñaladas a dos jóvenes y que se abalanzaba también contra el agente, según fuentes policiales. El incidente se produjo sobre las seis de la mañana en la esquina de la Carrera de San Jerónimo con la calle de Cedaceros (Centro).

A esa hora, una patrulla que se encontraba en la Puerta del Sol fue alertada por varios vecinos de la existencia de una reyerta frente al número 11 de la Carrera de San Jerónimo. Los agentes se dirigieron al lugar y vieron cómo un hombre, navaja en mano, corría tras otro. Uno de los policías se apeó del vehículo y dio el alto al presunto agresor -F. N. S. S., de 31 años-. Pero éste hizo caso omiso y, después de alcanzar y apuñalar al joven al que perseguía, se revolvió contra el agente. El policía le disparó en el muslo derecho y, ayudado por un compañero, redujo al agresor.

Los agentes descubrieron entonces, recostado contra la pared, a un joven herido grave -C. V. A., de 19 años-, que dijo haber sido también apuñalado por el mismo hombre. El muchacho que huía, identificado por la policía como A. M. F., de 18 años, tenía una puñalada en el tórax de pronóstico grave. Un tercer herido por arma blanca, un joven de 26 años, fue hallado en las inmediaciones con dos heridas en el abdomen, aunque la policía desconoce aún si fue víctima del mismo agresor. El herido de bala, según el Samur, estaba 'menos grave'. Todos fueron hospitalizados.

¿Suicidio u homicidio?

Por otra parte, agentes del Cuerpo Nacional de Policía investigan la muerte de un joven rumano de 25 años que se precipitó desde el cuarto piso del número 12 de la calle de Brunete, en Getafe, la noche del pasado sábado. En un principio pareció tratarse de un suicidio, pero horas más tarde la policía detuvo a tres personas -entre ellas una hermana y un cuñado del fallecido- que estaban en el piso en el momento del siniestro, 'para tomarles declaración y en espera del resultado de la autopsia', según fuentes policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de octubre de 2002