Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Privilegios de la Alhambra

El recinto monumental abre al público dos espacios apenas conocidos hasta ahora

Dice la leyenda que detrás de cada puerta de la Alhambra se esconde un secreto. En ocasiones, los visitantes al recinto monumental nazarí, pese a pasarse horas y horas paseándose por los jardines y los palacios, desconocen que detrás de muchas de las puertas que permanecen cerradas hay otros espacios sorprendentes. Ahora se han desvelado dos de ellos: el Patio del Descabalgamiento y la Casa de los Amigos, dos zonas que permanecen habituamente cerradas al público por su fragilidad y su necesidad de conservación. Permanecerán abiertas un mes. Son los privilegios de la Alhambra.

El Patio del Descabalgamiento, uno de los accesos medievales a los Jardines del Generalife, era el lugar al que se accedía a caballo a uno de los recintos más sofisticados de la Alhambra. Su nombre procede de la posibilidad que tenían los granadinos musulmanes de llegar hasta la zona montados en sus cabalgaduras. Una vez allí, dejaban a los animales junto a los abrevaderos y se dirigían a pie al interior del recinto. El patio es, según los responsables del Patronato de la Alhambra y el Generalife, 'un claro ejemplo de arquitectura doméstica de servicio donde no hay presencia de decoración ni en las paredes ni en las sencillas techumbres de madera'. Si bien el interés turístico de la estancia al aire libre parece mucho menor que el de otras zonas del recinto, su interés histórico, la recuperación de un espacio tal y como fue en su momento, es muy resaltable.

Visto desde hoy, con los accesos actuales y las modificaciones que se realizaron en 1862 con motivo de la visita de la reina Isabel II a la Alhambra, parece que Generalife y Palacios Nazaríes estuvieron unidos en su época. Sin embargo, no es así. Para llegar hasta los jardines -que eran, en el fondo, otra residencia, la residencia de verano- los sultanes debían salir de la Alhambra y atravesar huertas y barrancos. El trayecto lo realizaban a caballo en una especie de corto viaje. La manera de llegar hasta el Generalife era a través de ese acceso, lo que da una idea diferente de lo que era la ciudadela en su tiempo.

El otro espacio habilitado ahora para el público es el conocido como la Casa de los Amigos, de la que se tienen diferentes versiones históricas: pudo ser una casa de huéspedes, de acuerdo con el Tratado de agricultura de Ibn Luyun (1282-1349), una casa del siglo XIII de tradición almohade o incluso una casa cristiana de comienzos del siglo XVI. De cualquier modo, representa una buena muestra de lo que era una vivienda medieval de la época, en la que puede contemplarse lo que fue la cocina, el baño, la fuente y las estancias privadas. El nombre procede de la creencia de que era en estancias como ésta donde solían hospedarse amigos de algunas de las familias pudientes que habitaban en el recinto. Como una luz nueva que ofrece una perspectiva diferente, la casa muestra otro secreto de la Alhambra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de octubre de 2002