Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA ELECTORAL POR SEVILLA

El PA estrenará candidato y espera seguir siendo la llave del gobierno

El Partido Andalucista atacó pronto y fue el primero, allá por abril, más de un año antes de las municipales, en presentar a su candidato a la alcaldía de Sevilla. El elegido fue, quizás, el mejor patrimonio electoral del partido en toda Andalucía, su diputado en Madrid, José Núñez; y la decisión, una medida del valor que el PA da al Ayuntamiento de Sevilla y de las dificultades que los propios andalucistas saben que tendrán que afrontar para mantener su actual presencia de seis concejales en el Consistorio.

Las dos principales dificultades que tendrá el PA para mantener el listón son la retirada de Alejandro Rojas-Marcos, ya confirmada, de la política municipal, y el desgaste de imagen entre la ciudadanía que han supuesto 12 años de gobierno en coalición, primero con el PP y luego, ahora, con el PSOE.

A su favor cuenta, por contra, con un electorado más o menos fiel, y con el bagaje político del nuevo candidato, que se granjeó una reputación de buen gestor tras su paso por la Consejería de Turismo y Deporte y que recibió como premio convertirse en la voz andalucista en el Congreso de los Diputados, papel que todavía tendrá que compatibilizar con su presencia en el Ayuntamiento durante todo el año posterior a los comicios. Además, cuenta con su experiencia en el Ayuntamiento de Sevilla, donde fue delegado de Urbanismo.

En los ocho meses que restan hasta las municipales de mayo, Núñez se esforzará, en una precampaña que busca la cercanía y el contacto directo con el ciudadano en el que desplegar todo su encanto personal, en distanciarse del Gobierno municipal y criticar la gestión del actual alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.

El riesgo de Núñez es que en ese esfuerzo de distanciamiento pueda quedar separado incluso de sus propios compañeros de partido que representan al PA en el Ayuntamiento y que, por ahora, siguen formando parte del Gobierno y respaldando la gestión del alcalde. El PA juega con la ventaja de saber que, a pesar de un previsible descenso en sus resultados electorales, que podrían suponer una pérdida de uno o dos concejales fácilmente, es previsible que siga siendo necesario tanto para PP como para PSOE a la hora de afrontar la formación de un gobierno de coalición.

Así, centrará su campaña en las virtudes personales del candidato, en su tarea en los barrios y distritos de la ciudad, y en su gestión en el área de Urbanismo, en la que tiene en marcha la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y ha realizado innumerables obras de reurbanización en el casco histórico.

En estas últimas facetas deberá redoblar el esfuerzo que los concejales andalucistas llevan todo el mandato realizando por desmarcarse de la marca socialista que impone la alcaldía, y que el PA teme que oscurezca sus áreas de gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 2002