Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un francotirador hiere con perdigones a ocho alumnos de Huelva en una semana

Ocho jóvenes, alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de San Sebastián, en Huelva, han resultado heridos (todos de carácter leve) por los disparos de perdigones que realiza un desconocido desde un lugar indeterminado. Las agresiones se producen desde el pasado 3 de octubre. La última fue alrededor de las 13.30 del jueves, cuando un perdigón alcanzó en una pierna a una niña, que tuvo que ser atendida en un centro de salud tras empezar a manar sangre. Los hechos han causado una fuerte preocupación entre los estudiantes y sus familias. Este instituto carece de vigilancia policial especial pese a lo ocurrido, según fuentes de la Junta.

El centro se halla en un cruce entre la avenida de Andalucía y la calle de Pío XII, junto al Parque de Bomberos de Huelva, en una moderna zona de la ciudad de grandes espacios libres entre edificio y edifico. Los disparos llegan desde detrás de un semáforo, en momentos imprevisibles, según los alumnos.

El director del instituto, José Gil, que el jueves puso una denuncia ante la policía, lanzó ayer una advertencia: 'No se trata de ninguna broma, son agresiones que han causado daño a nuestros alumnos, hasta ahora no de gravedad. Pero un disparo con una escopeta de aire comprimido que alcance a un chaval en la cara o en la cabeza, puede resultar peligroso. Llamemos al autor de los tiros francotirador o como queramos, esto no es Norteamérica, pero no es para reír'. Gil explicó que hace dos años padecieron en el instituto un episodio de similares características, aunque menos duradero. 'La zona en la que se han producido las agresiones ha sido siempre la misma. La policía nos ha visitado, sabemos que investigan, pero no nos ha comunicado nada', indicó el director del instituto.

Los perdigones han alcanzado también a los cristales de una ventana del centro, en la que han quedado incrustados. El delegado de Educación en Huelva, Fernando Espinosa, remitió ayer una carta al subdelegado del Gobierno en Huelva, Carmelo San Martín, en la que le pide una vigilancia policial especial para el instituto y que agentes policiales patrullen el exterior de los centros escolares, sobre todo los que están en las barriadas más conflictivas. 'He hablado también con el delegado del Gobierno andaluz, Juan Ceada, para recabar el apoyo de la policía autonómica. Es necesaria una buena coordinación de las policías local, autonómica o nacional para zanjar estos problemas', señaló.

Una portavoz de la Subdelegación del Gobierno se limitó a decir: 'Nosotros no vamos a decir ni una palabra sobre este asunto'.

Este incidente se ha producido en un momento de intenso debate político en Huelva sobre la inseguridad ciudadana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002