Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VIOLENCIA SACUDE OTRA VEZ AL FÚTBOL

El agresor de Prats pide perdón

'Quiero pedir perdón a Prats, al Sevilla y al Betis por lo que hice. No soy de ningún grupo violento ni de los Biris [peña sevillista radical], a los que también pido perdón. Estoy arrepentido. Mi intención no era agredir a Prats y por eso voy a disculparme ante él delante de mis abogados. No quiero hacer daño al Sevilla porque por el club estaría en 50.000 calabozos. El culpable soy yo y tengo que pagar'.

De esta forma rompió ayer su silencio Francisco Chincoa Pino, de 29 años, que el domingo burló la seguridad en el estadio Sánchez Pizjuán y trató de agredir al portero bético. Tras prestar declaración ante el juez y quedar en libertad con cargos con la obligación de presentarse en el juzgado los días 11 y 25 de cada mes, Chincoa dijo a Onda Cero que duda mucho de que vuelva a un campo: 'No creo que vaya más al fútbol. Está todo demasiado adulterado'.

Por lo pronto, no podrá pisar más el Sánchez Pizjuán. Así lo confirmó ayer Manuel Soto, asesor jurídico del Sevilla, que aseguró que se le ha anulado ya su carné de socio y anunció también que el club ha interpuesto una denuncia contra él y otra contra los acusados de apalear al vigilante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 2002