Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
50º FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

'Mi mayor preocupación es el respeto al personaje'

San Sebastián

'Podría decir, y quedaría mejor cara a la leyenda, que engordé para interpretar a este personaje. Mentiría. Engordé porque dejé de fumar y me puse como un cerdo'. Javier Bardem interpreta en Los lunes al sol a Santa, un trabajador en paro que pasa los días con sus antiguos compañeros del astillero, hablando, bebiendo, paseando o discutiendo. Trabajadores sin trabajo, 'un colectivo', dice Fernando León de Aranoa, director del filme, 'que en España representa más de medio millón de personas'.

'Mi mayor preocupación como actor', continúa Bardem, 'era el respeto al personaje, un tipo delicado a pesar de ser excesivamente directo, un hombre instalado en su dignidad, un hombre que no es ni egoísta ni individualista'. El actor explica cómo trabajó su acento: 'Yo hablo un madrileño muy castizo, así que busqué una manera de hablar sin acento, una música que sonara a mar, a norte pero no a un lugar concreto'. Bardem y Fernando León insisten en que Los lunes al sol es un filme coral, sin un protagonista absoluto, 'interpretada por unos actorazos', apunta Bardem en referencia a sus compañeros de reparto (Luis Tosar, José Ángel Egido, Nieve de Medina, Enrique Villén, Celso Bugallo, Joaquín Climent, Serge Riaboukine y la niña Aida Folch).

'Me gusta la épica de las cosas pequeñas', dice el director madrileño, que en 1999 logró por Barrio la Concha de Plata al mejor realizador en San Sebastián. 'Me gusta el cine que se apoya en las miradas y en los diálogos. Mucha gente me dice que Los lunes al sol es una película sobre los padres de los chicos de Barrio, y es cierto que tiene algo de eso'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 2002