Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más basura

'Crónicas marcianas' endurece los contenidos esta temporada con porno, 'strip-teases' y grescas entre concursantes de 'Gran Hermano'

Prometía 'ironía, acidez, dinamismo, transgresión, sorpresas, e incluso polémica'. En la primera semana de la sexta temporada, Crónicas marcianas ha ofrecido vídeos pornos, strip-teases y grescas entre ex concursantes de Gran Hermano. Gracias a eso, por ejemplo, el público supo que a Jorge Berrocal, cuando estaba liado con María José Galera (ambos de GH-1), lo que le excitaba era masturbarse sobre ella. El jueves hubo inauditas perlas verbales de índole sexual entre otras dos ex concursantes: Elba y Raquel (esta vez de GH- 2).

Con estos ingredientes ha arrancado sorprendentes marcas de audiencia. En la primera semana del curso televisivo ha duplicado los espectadores de Antena 3. El lunes duplicó el público de Otra dimensión, el martes barrió Abierto al anochecer, el miércoles se llevó por delante el estreno de la serie Sexo en Nueva York, y el jueves pulverizó Noche de impacto. Y en esos días, su cuota de pantalla más baja ha sido el 31,1% del miércoles pasado.

Javier Sardá, con su marciano late-night, producido por Gestmusic, se ha convertido en el rey de la noche tras innumerables intentos de derrocarle, sobre todo por parte de Antena 3, (recuérdense los sonados fracasos de Javier Vázquez o la penúltima intentona protagonizada por Máximo Pradera). Y para seguir con el cetro de monarca absoluto, Sardá está dispuesto a todo. En el arranque de la nueva temporada, el propio Sardá definía Crónicas como 'un espacio de entretenimiento, diversión y claramente progresista'. El programa empezó con polémica el lunes pasado, noche del estreno. A los pocos minutos, primeros planos de una botella penetrando a una chica. Los protagonistas del vídeo porno lo eran también de dos telenovelas venezolanas rivales. Poco después, la audiencia aprendía, con la inestimable ayuda de Boris Izaguirre, a practicar el helicóptero (para más información, ver el vídeo).

Dice que si el entretenimiento era antes su objetivo, ahora es una obsesión, 'aunque no patológica, sino inherente a mi trabajo', y la mejor forma de conseguirlo es apuntarse a la transgresión pura y dura. Transgresora fue la parodia de Ana Aznar y Alejandro Agag. Carlos Latre, vestido de novia y con bigote, comentaba las imágenes de la boda del milenio (Las noticias del guiñol, dixit) bajo la sintonía del PP: 'Mira a mi madre, se parece a Grace Kelly', llegó a decir Latre-Aznar. A su lado, Sardá, con gafas y nariz postiza, imitaba con notable éxito al otro contrayente, el inefable Agag. En un momento abandonó su papel y protestó por el postizo de Latre: '¿Quién te ha dicho que lleves ese bigote? Ana Aznar no tiene tanto bigote'.

Sabedor de que la transgresión confunde a la izquierda, Sardá no dejaba de interpelar a Jesús Caldera, portavoz del PSOE en el Congreso, para que pidiera el veto del programa. 'El Congreso de Perú pidió la suspensión del programa en el que Boris se desnudó. ¿Por qué aquí no? Señor Caldera, llame. ¿Es que nadie nos ve?'. ¿Qué tiene David Delfín que no tenga yo?, venía a decir. El PSOE había protestado días antes por el desfile del diseñador David Delfín en la pasarela Cibeles, en el que las mujeres desfilaban con la cara tapada.

Y por si alguien del PP se reía, no faltó la mofa sobre el ministro de Economía, Rodrigo Rato. La revista Interviú publicó unas fotos en las que Rato, recién separado, caminaba con un tendedero de plástico hacia su nuevo hogar. 'Si el ministro de Economía lleva un tendedero de Todo a 100, la recesión es seria', diagnosticó Boris a voz en grito. Ya no son necesarios Mariano Mariano, Rosario Pardo o Galindo. Basta con los nuevos contertulios (Antonio David Flores, Raquel) y los de siempre: Enrique del Pozo o Coto Matamoros.

Por si la caja registradora no engordara lo suficiente con la audiencia, el espacio pone en marcha un nuevo sistema de mensajes de móviles: el mensaje enviado aparece en la pantalla. El programa será transgresor, pero los mensajes con críticas a Sardá nunca aparecen (comprobado). Gestmusic no quiso hacer comentarios a este periódico sobre el endurecimiento de los contenidos de Crónicas. Tele 5 declaró que 'un programa que comienza tras la medianoche admite contenidos para un público adulto. El director de CM conoce bien los límites que marca la audiencia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de septiembre de 2002