OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Un ejemplo de desintoxicación

Me gustaría hablarles un poco de mi vida y así poder ayudar a gente que está sufriendo lo mismo por lo que yo pasé. Muchas personas se las arreglan para librarse de las drogas por un breve periodo, ya sea mediante un programa de rehabilitación o por sí solas. Luego, unos meses después, están de nuevo consumiéndolas.

Después de haber terminado el paso de desintoxicación del programa Narconon, me sentí física y emocionalmente mejor de lo que me había sentido nunca. Simplemente, ya no quería más drogas en mi cuerpo otra vez.

Cuando una persona comienza a tomar drogas, su comportamiento va cambiando y se va alejando de las cosas buenas de la vida; normalmente tiene que ocultar lo que hace y eso acaba aislándolo del resto de la gente. Comienza a vivir en un submundo y, además, cuando intenta salir de ahí, se siente incapaz, no sabe cómo hacerlo y vuelve a lo mismo.

Cada vez se siente más degradado como persona y cree que toda su vida va a girar en torno a esa maldita adicción que hace que no pueda vivir una vida normal y que le mantiene en el pozo más hondo.

En ese pozo estaba yo, pero un día ingresé en un centro y, gracias al método que utilizan, pude recuperar mi vida, aprender a querer la vida y, más importante, a valorarme a mí mismo como una persona capaz y libre.

Tomar drogas no merece la pena, es un sinvivir, y, aunque empieza como un juego y al principio hasta parecen 'divertidas', al final uno pierde su vida, y eso es lo más importante que uno tiene, y por ello tiene que luchar todos los días.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por ello les digo que no tomen drogas y que, si las están tomando, Narconon ofrece un método único y sencillo con el cual uno puede volver a ser él mismo; si por desgracia ya cayeron en la trampa, les aconsejo enérgicamente que acudan. Allí podrían escaparse de esa maldita trampa. Gracias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS