Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mueble confía en que la feria reactive el sector en un año difícil

El sector español del mueble vive un año poco boyante. Por eso, la próxima edición de la Feria del Mueble (FIM), que albergará Feria Valencia entre el 23 y el 28 de este mes y que se presentó ayer, concentra más expectativas.

La organización defendió ayer que esperan que 'a partir de FIM' se produzca un punto de inflexión en un año en el que el mercado nacional no ha 'estado animado'. Una situación que también se evidencia en los datos de exportación del primer semestre. Entre enero y junio, España vendió muebles al exterior por 718,5 millones de euros, que suponen un descenso del 13,6% sobre el mismo periodo de 2001, según la Asociación Nacional de Industriales y Exportadores de Muebles de España (Anieme). Este descenso en el caso de la Comunidad, la autonomía más exportadora, es del 12,9%. Una caída superada por Cataluña y el País Vasco, con bajadas del 18,6% y del 15%, respectivamente.

Los datos del primer semestre, además, suponen un empeoramiento sobre los registrados hasta mayo, cuando la exportación española de muebles bajó un 8,1%. El presidente Anieme, Enrique Pérez Tortosa, explicó que 'el ritmo de crecimiento' de las exportaciones españolas se ha 'visto influido por la desaceleración de la economía y la incertidumbre que viven los mercados'. Con este panorama, las previsiones empresariales para el tercer trimestre son menos optimistas que en los tres meses precedentes. El informe de expectativas trimestral del Observatorio Español del mueble indica que un 25,6% de empresarios cree que las ventas nacionales crecerán entre julio y septiembre, aunque un 26,7% apunta a un descenso. Sobre las exportaciones, el 13,3% confía en un aumento mientras que un 18,3% cree que disminuirán.

Más metros y expositores

Los responsables de FIM ofrecieron los datos del certamen, que contará con un aumento del 10% en el espacio de exposición, con 9% más de expositores y con la previsión de 85.000 visitantes. Juan José Sanchis, vicepresidente de FIM, destacó que se espera la visita de 10.000 extranjeros, un 20% más que el año pasado, cuando tras el 11 de septiembre se produjeron cancelaciones. En conjunto, la organización espera mantener las cifras de 2001.

Entre las tendencias que se verán en FIM están las líneas lisas y más funcionales para el mueble clásico, la vuelta de la piel en las tapicerías, el mueble moderno como elemento integrador en el hogar, tallas suaves y colores extremos en el mobiliario rústico o la influencia de los 70 en el de vanguardia. Y la programación cultural incluye la primera convocatoria del salón Nude, para nuevos diseñadores, los premios cDIM, de carácter internacional, para creadores veteranos, la exposición Mobilis, con muebles-esculturas inspirados en diez edificios y espacios de Valencia, entre otros.

Por otra parte, ayer el Comité Ejecutivo de Feria Valencia adelantó los ingresos por certámenes del ejercicio 2001/2002, cifrados en algo más de 49,4 millones de euros, un 21,2% más que en el ejercicio homólogo 1999/2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002