Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martí i Pol da forma poética a su vejez en su nuevo libro, 'Després de tot'

Miquel Martí i Pol (Roda de Ter, 1929) ha entrado definitivamente en la vejez, según el crítico literario Àlex Broch, 'como se desprende de la lectura de su último libro'. Se trata de Després de tot, el nuevo poemario del autor, apadrinado ayer en la presentación por relevantes personalidades del mundo de la cultura catalana, como el también escritor Emili Teixidor, el periodista Antoni Bassas y el cantautor Lluís Llach.

Després de tot, que publica la editorial Proa, ha recibido el cuarto Premio Internacional de Poesia Laureà Mela, promovido por la fundación Cetasa, que distingue obras tanto en catalán como en castellano. El poeta más vendido actualmente en lengua catalana, que no tiene por costumbre presentarse a concursos literarios, se ha embolsado 12.000 euros.

Després de tot recoge 38 composiciones recientes, de tono marcadamente reflexivo, sobre el paso del tiempo, el peso de la memoria, los efectos de la soledad y el cansancio y la vida ya vivida. Cuando todavía permanecen como best sellers sus Haikús en temps de guerra, una reflexión sobre el conflicto de Kosovo, este nuevo libro es, en palabras de Broch, 'un regreso a la mirada interior que ya se anticipaba en obras precedentes, como el Llibre de solituds'. 'Más allá de la circunstancia de la enfermedad', continuó el crítico, 'Martí i Pol construye toda una ética de la vejez, que tiene como extremos emocionales la amargura por no poder rectificar y la satisfacción por haber adquirido una sabiduría que sólo proporciona la edad'.

Glosó también la figura del escritor su colega Joan Margarit, quien casualmente también ha ocupado en los últimos meses un lugar destacado en las listas de ventas con Joana, dedicado a su hija fallecida. Margarit subrayó la importancia de Martí i Pol en las letras catalanas debido al hecho de poseer un 'proyecto poético, cosa de la cual carecen los demás autores. Eso no es sinónimo de calidad, claro está, pero al menos significa que uno sabe lo que quiere hacer, y le pone a la altura de autores en castellano como Juan Ramón Jiménez o Unamuno'. En opinión de Margarit, 'el hecho de tener un proyecto poético comporta, además, que en las obras de Martí i Pol se lea la vida de Martí i Pol'. Margarit también puso de relieve la profundidad de los temas en Després de tot 'en dirección a la trascendencia' y concluyó considerando el libro como 'el primer capítulo de la etapa de poesía mística en la que Martí i Pol ya ha entrado y que sin duda ayudará a cambiar ese eco capellanesc que todavía tiene nuestra lengua'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002