Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Por un metro de Barcelona europeo

En los andenes y pasillos de los metros de ciudades como Londres, París y Berlín no suena ni pizca de música ambiental. Se trata de ciudades europeas avanzadas. Sus ayuntamientos respectivos cuidan de que se respeten los derechos humanos en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Saben, por sentido común, que la ausencia de música ambiental en el metro no molesta a nadie, mientras que siempre hay usuarios a quienes les incordia que se les obligue a escucharla. Saben que los derechos de estas personas, incluso aunque estuviesen en minoría, son invulnerables.

Y saben, por último, que en el corazón de la civilización europea existen valores únicos que hay que ejercitar cada día si no se quiere que desaparezcan. Por eso no deben ceder ni un ápice a las presiones de los fabricantes de hilo musical.

Los usuarios del metro de Barcelona no tenemos tanta suerte. Una música ambiental totalitaria nos recuerda, a todas horas, que los responsables de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) consideran que Barcelona no es una ciudad europea.

¿Cuándo se decidirá nuestro Ayuntamiento a corregir tamaño disparate? FGC (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya) son europeos desde hace años. El metro de Madrid, también. ¿Por qué se tolera un metro de Barcelona que no lo es?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002