Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Villarreal ficha a Benito Floro por una temporada

Con su porte de profesor de instituto, con su mismo rostro serio e imperturbable de siempre, Benito Floro (Gijón, 1952) fue presentado ayer como nuevo técnico del Villarreal para esta temporada en sustitución de Víctor Muñoz, destituido tras la eliminación copera ante el Hércules. Vuelve así a la Liga, después de cinco años de ausencia, uno de los entrenadores de moda en el decenio de los 90 junto a otros como Johan Cruyff o Jorge Valdano. Floro ocupará el banquillo amarillo por segunda vez. La primera fue hace 14 años, cuando el Villarreal era un modesto club de Segunda B con infraestructura de regional.

Han pasado casi tres lustros desde entonces y lo único que queda de similitud de aquel club de pueblo es la presencia de un presidente amo. 'Venir al Villarreal supone un premio, ya que es un club apetecible para cualquier entrenador', dijo Floro. Lo más lujoso de su currículo fue su estancia en el Madrid tras hacerse un nombre en el Albacete, al que llevó de Segunda B a Primera en dos años, ganándose el calificativo de El queso mecánico. Amante de las jugadas de estrategia, de la defensa en zona, de las señas de los futbolistas y del aprovechamiento de los rechaces, Floro introdujo en el hermético mundo del fútbol la figura del psicólogo. En el Madrid consiguió una Copa del Rey -la última del equipo blanco- y perdió una Liga en la última jornada, en Tenerife, en la temporada 1992-93.

El Madrid supuso su cima y el comienzo de su declive. 'Estando en un equipo grande, se acentúan las virtudes y los defectos. Tras dos malas campañas [posteriores al Madrid, dirigiendo de nuevo al Albacete y después al Sporting de Gijón] y estando fuera de España [Japón y México], no es fácil encontrar equipo. Además, no tengo representante ni soy amigo de pelotear'. Así justificaba Floro sus cinco años de ostracismo en el fútbol español.

Partiendo de su habitual esquema, 4-4-2, Floro desea que su equipo tenga 'un estilo definido y reconocible, dando un buen trato al balón, y que defienda de manera limpia y rápida'. La temporada en el Villarreal le abre la puerta para revindicarse de nuevo en el fútbol español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002