Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Valencia gana con facilidad a un Recreativo muy plano

En una noche plácida, el Valencia derrotó al Recreativo, que jugando como ayer lo pasará fatal esta temporada. Condescendiente como una madre, el equipo andaluz le extendió la alfombra al Valencia, que se impuso con una facilidad pasmosa. Nunca se vio exigido el equipo de Benítez ante un Recreativo muy plano, llamado a pasarlas canutas en su regreso a Primera. El Valencia, por su parte, superó la prueba de jugar sin Aimar, lesionado. Ayer le bastó con un inspirado Vicente, quien se encontró con una autopista en la banda izquierda ante la negligencia de sus marcadores.

VALENCIA 3 | RECREATIVO 0

Valencia: Cañizares; Garrido, Ayala, Marchena, Carboni; Angulo, Albelda, Baraja (De los Santos, m. 88), Vicente; Sánchez (Carew, m. 81) y Salva (Mista, m. 65). Recreativo: César; Espínola, Yago, Álex, Sergio; Arpón (Gallego, m. 78), Merino, Viqueira, Benítez; Raúl Molina (Bermejo, m. 62) y Camacho (Güiza, m. 62). Goles: 1-0. M. 8. Vicente supera en velocidad a la defensa del Recreativo tras un pase de Sánchez, entra en el área y bate a César con un tiro raso y fuerte. 2-0. M. 87. Carew marca de cabeza tras un rechace de César, que despejó un centro de Vicente. 3-0. M. 93. Carew remata un centro de Angulo. Árbitro: González Vázquez. Amonestó a Camacho, Albelda, Álex y Angulo.Unos 45.000 espectadores en Mestalla.

Extrañamente participativo, Vicente aprovechó las concesiones de un marcador (Arpón) permisivo para aparecer como un rayo por la banda izquierda y fundir los plomos del Recreativo a los ocho minutos. Fue tras un pase de Sánchez, que peleó la pelota en el centro del campo, intuyó la aparición por la izquierda de Vicente para que éste superara en velocidad a la defensa rival y batiese a César con un tiro seco y raso.

La hiperactividad de Vicente fue lo mejor que le pudo pasar al Valencia, desprovisto ayer de Aimar por lesión. El interior zurdo valenciano pudo hartarse de enviar centros de rosca al área ante la indolencia de sus marcadores, que siempre quedaron en evidencia. Vicente envió alguno, mal aprovechado por Salva, tan impetuoso como errático.

El Valencia jugó la mar de cómodo contra el Recreativo, que nunca puso en aprietos a Cañizares. César, en cambio, sí tuvo trabajo. Y mucho. Cualquier jugadita del Valencia llevaba peligro, lo que dejó en muy mal lugar al equipo andaluz, que estuvo en el limbo. La suerte que tuvo el Recreativo es que los remates valencianistas se perdieron en la grada, si no, se lleva cuatro o cinco goles al descanso.

Tampoco en la segunda parte reaccionó el Recreativo. Mientras, el Valencia continuó creando peligro sin hacer gran cosa. Al final, hasta el noruego Carew, que no marcaba en la Liga desde el pasado 7 de febrero, se reencontró con el gol y sentenció un choque desigual marcado por la endeblez del Recreativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002