Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos menores eran prostituidas en un club de Perales de Tajuña

El club de alterne Monte Perales, en el municipio de Perales de Tajuña, era presuntamente el lugar elegido por una banda dedicada a la inmigración ilegal para prostituir a mujeres rumanas a las que exigían 1.500 dólares (unos 1.540 euros) para pagar el viaje a España. La Guardia Civil ha detenido a los seis dirigentes del grupo y a 15 mujeres que se encontraban en el club. Entre ellas estaban dos menores de 17 años, según informó el instituto armado.

La denominada Operación Níquel comenzó el pasado viernes, cuando guardias civiles del puesto de Arganda del Rey registraron el interior del club, que se halla en el kilómetro 36,300 de la antigua carretera de Valencia (N-III). En él localizaron a 15 mujeres, entre las que se encontraban las dos menores, que carecían de documentación. Los agentes localizaron a los supuestos jefes de la banda, los rumanos M. L. G., de 30 años, y a F. H. P., de 35.

Las pesquisas continuaron durante el fin de semana, cuando fueron detenidos otros cuatro hombres. Entre ellos estaban los dueños del club Monte Perales: S. R. P., de 54 años, y J. F. T., de 60, ambos de nacionalidad española. Los arrestados fueron acusados de corrupción de menores y de un delito relativo a la prostitución.

La forma de actuar del grupo consistía en localizar en Ruma-nia a las mujeres y ofrecerles un trabajo digno y bien remunerado en España. Las mujeres contraían una deuda de 1.500 dólares y, para saldarla, tenían que prostituirse en el club de alterne. La banda les retiraba los pasaportes tras llegar a Madrid y las recluía en una vivienda de Arganda del Rey, en la que siempre estaban vigiladas por un miembro del grupo, según la Guardia Civil. Sólo salían del domicilio para acudir al club de alterne.

Sin embargo, tras pagar la deuda, los detenidos seguían obligándolas a trabajar en el club, bajo amenaza de muerte. Los jefes de la banda se quedaban con el 70% de los beneficios obtenidos por sus víctimas. Además, tenían previsto viajar a Rumania para traer a más mujeres. Dos de los arrestados han ingresado en prisión preventiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002