Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pop, tonadillas y demostraciones ecuestres en el programa festivo

Navalcarnero

El eco de las 30 gaitas que amenizaron la ceremonia de agasajos y esponsales de Felipe IV el domingo pasado deja paso esta semana a los sonidos de los conciertos musicales que se avecinan dentro de las fiestas de Navalcarnero.

El pregón tendrá lugar el próximo jueves, a las 22.30, y una hora después el dúo Azúcar Moreno actuará gratis en la plaza de Segovia. La tonadillera Isabel Pantoja es el otro plato fuerte del apartado musical de las fiestas. Cantará el miércoles 11 de septiembre, a las 23.30, en la plaza de Segovia. A continuación, la Orquesta Canadá invitará al público a bailar, en el mismo sitio.

Pero el municipio de Navalcarnero, que acaba de inaugurar en una de sus numerosas cuevas un detallado Museo del Vino, tampoco olvida su pasado agrícola y ganadero. Así, cuenta en su programa de festejos con multitud de exhibiciones, como la de ganado local, que se celebrará el viernes a las 10.30. Después, la yeguada Las Perdices se lucirá en una demostración ecuestre.

Además de los encierros y suelta de vaquillas, habrá una caldereta de carne el jueves 12, a las 22.00, en la plaza de Segovia. Las actuaciones de orquestas por distintos barrios, las citas deportivas, los pasacalles nocturnos y los fuegos artificiales completan el programa festivo de Navalcarnero.

La compañía teatral Camaleón se encarga de los actos culturales de estas fiestas, como la celebración de los esponsales de Felipe IV y Mariana de Austria. En sus montajes, el escenario lo constituyen las propias calles de Navalcarnero y su objetivo es que el espectáculo respete los acontecimientos históricos y pueda ser visto por miles de personas. Seis años después de su primera obra siguen fieles al guión histórico, pero han enriquecido la trama. En la representación del domingo, el público se topó con un alcalde ficticio que ofrecía tejas, una pieza de forja y telas a un Felipe IV apócrifo. Los pasacalles que acompañaron en ese año 2002 al séquito de la reina Mariana de Austria fueron también más largos y vistosos que hace tres siglos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002