Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV atribuye al PP todos los problemas que acarrean derrotas electorales

La dirección del PSPV abrió ayer con talante optimista un largo curso político que desembocará en las elecciones municipales y autonómicas el último domingo de mayo de 2003. José Luis Ábalos, portavoz de la ejecutiva, explicó que el PP adolece de problemas de liderazgo con 'un tridente' que puede convertirse en 'un tenedor' cuando Juan Cotino, ex director general de la Policía, ocupe la Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana el próximo viernes; afronta un periodo de incertidumbre económica, como prueban los tristes resultados de la reciente campaña turística, un sector de mucho peso en el ámbito autonómico; afronta también una difícil etapa en materia de diálogo social, roto a finales del pasado curso con la reforma del decreto de prestaciones por desempleo y la posterior huelga general del 20-J; pero, sobre todo, sufre un grave problema de credibilidad porque insiste en anunciar medidas espectaculares para intentar ocultar sus propios incumplimientos.

Según Ábalos, 'las galas' de verano para presentar a Francisco Camps como candidato del PP a la presidencia de la Generalitat sólo han puesto de manifiesto su condición de candidato 'interpuesto' y muy 'influenciable' por quienes 'mandan realmente', 'la trama generada por Eduardo Zaplana en siete años de poder' con el concurso de José Luis Olivas, actual presidente de la Generalitat.

Pero más aún, la serie de 'promesas aisladas' formulada por el candidato del PP a lo largo de sus intervenciones públicas 'sin ningún rigor económico y sin un plan global de fondo no son creíbles', de acuerdo con el análisis de la dirección socialista. 'Viven en su burbuja y le dan a cada no lo que quiere oír, pero han perdido sintonía con la realidad', siguió Ábalos. Y sintetizó: 'Nunca un partido de gobierno serio hace propuestas tan descabaladas', salvo que sus representantes estén atenazados por 'los nervios' o 'sigan ejerciendo como oposición de la oposición tras siete años en el poder'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002