Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Valencia Rafael Conde, 'El Titi'

El grupo municipal socialista pide que se le nombre 'hijo adoptivo'

Rafael Conde, El Titi, falleció ayer en el Hospital Doctor Peset de Valencia, a causa de 'una cardiopatía severa complicada con una enfermedad bronquial y hepática'. Amigos, colegas y seguidores han desfilado desde la tarde de ayer ante la capilla ardiente instalada en el Teatro Principal a iniciativa de la Casa del Artista, de la cual llegó a ser vicepresidente. Un libro de firmas recogía las muestras de condolencia.

Las primeras autoridades en hacer ayer acto de presencia en el vestíbulo del Teatro Principal, donde reposaba de cuerpo presente Rafael Conde, fueron el delegado del Gobierno, Francisco Camps, y la subsecretaria de Cultura, Consuelo Ciscar. El delegado situó al artista 'en el imaginario colectivo' de los valencianos y calificó como 'día muy triste' el de su muerte. Ciscar definió a El Titi como 'un símbolo del teatro de variedades, en su vertiente más animada y voluptuosa' y explicó que la Generalitat 'ha querido apoyar a este hombre emprendedor', un 'símbolo del teatro de variedades' que 'abrió caminos en su género' seguidos por otros después. Hoy será enterrado en el Cementerio Municipal de Valencia.

Aunque nació en Toledo hace 64 años y vivió en Málaga, Rafael Conde desarrolló su carrera en Valencia. Amigo y colega de escena, Pepe Marqués no dudaba en señalarlo como 'el rey de las variedades'. Frente al féretro, Marqués recordaba su llegada a Valencia con Los chavalillos de España y su debú en el Teatro Alkázar con Lluvia de estrellas. Cantaba entonces, recuerda el cantante, la rumba No me llames Titi, de la que tomó el nombre artístico que le ha acompañado hasta su muerte. La ex vedette y también amiga Rosita Amores lo consideró 'artista único' y 'toda una institución'. De hecho, el grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Valencia solicitó ayer de la Corporación el nombramiento de Rafael Conde como 'hijo adoptivo de la ciudad'. En la solicitud se subrayaba que 'los títulos de las canciones que interpretaba' son 'buena prueba' de 'las innumerables muestras de cariño y amor a Valencia y los valencianos'. Títulos como Noche de fallas, A Valencia o La Maredeueta están en esta tesitura, si bien las canciones que más popularidad le dieron fueron Libérate, que ha pasado a la historia como un himno gay, o El gitano Colorines, ambas con letra de Vicente Raga, también recientemente fallecido. Asimismo, la Diputación de Valencia y la Asociación de Empresarios de Salas de Baile y Discotecas lamentaron públicamente ayer el fallecimiento de El Titi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 2002