Crónica:BALONCESTO | Preparación para el Campeonato del MundoCrónica
i

España, sin Gasol, aprueba ante Rusia

España aprobó frente a una Rusia mucho más rodada su primer examen amistoso para el Mundial de Indianápolis, que comenzará el día 29 contra Canadá. No jugó Gasol, aún cuidado entre algodones para que se termine de curar su lesión en el muslo izquierdo, pero las sensaciones fueron suficientemente buenas. Tras resistir los tres primeros cuartos, la selección sacó todas sus armas en el último.

¿Qué tanto por ciento de valor supone Gasol para España? Elevado, evidentemente. De ahí que el partido de ayer deba verse aún con más optimismo. El equipo, sin él, se movió por donde solía, sacando el máximo rendimiento a sus posibilidades. Gasol es básico, pero no único y, aunque sea siempre con esfuerzo, hay variantes para brillar en la línea de la medalla de bronce europea de Turquía el año pasado.

ESPAÑA 87| RUSIA 80

España: Navarro (12), Rodríguez, Jiménez (4), Alfonso Reyes (15), Garbajosa (22) -cinco inicial-, Felipe Reyes (8) , Angulo (5), Paraíso (14), López (2), Junyent (2) y Marco (3). Rusia: Karassev (10), Bachminov (5), Tchikalkin (13), Morgunov (9), Avleev (8) -cinco inicial-, Panov (3), Kudelin (9), Khriapa (8), Pachutin (8) y Petrenko (7). Unos 5.000 espectadores en el Palacio de los Deportes de Málaga. España se enfrentará mañana a Australia en Estepona.

Más información

La selección empezó dominando levemente el primer cuarto, 23-20, y la igualdad sería la tónica hasta casi el final. Fue a base del juego clásico con Javier Imbroda como seleccionador: fuerte defensa, con presión a veces por todo el campo, y un ataque que ayer, más que a base de contraataques, sacó la máxima rentabilidad del juego interior, con los hermanos Reyes como primeros ejecutores. Alfonso, el mayor, empezó marcando las tres primeras canastas y el balón robado por Felipe, el menor, para anotar bajo la canasta los últimos dos puntos fue un compendio de la garra esperada.

El problema, sin embargo, volvió a ser el tiro. Hasta cerca del descanso no marcó Lucio Angulo el primer triple y poco después lo hizo Marco, el base preferido al descartado Calderón. Pero para compensar esta carencia volvieron a estar los esforzados trabajadores del perímetro: Jiménez, Paraíso y, sobre todo, Garbajosa, que acabaría convirtiéndose en el máximo anotador. Las dos pequeñas estrellas, López y Navarro, sólo acompañaban, de momento.

En cambio, Rusia, en la que tampoco jugó Kirilenko -ya compañero de López en el Utah Jazz-, mantuvo parejo el marcador con aparente menos esfuerzo precisamente gracias a sus lanzamientos. Sin embargo, su defensa fue mucho peor, se cargó de personales y lo pagó en el último cuarto. Cuando el partido parecía cerrarse, España se soltó y llegaron los contraataques y hasta los triples. El 72-61 a falta de ocho minutos fue elocuente. La ventaja incluso subió a 11 puntos y acabó en siete. La imagen, al final, valió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de agosto de 2002.

Lo más visto en...

Top 50