Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente echa abajo el Plan General de Los Molinos

Medio Ambiente tumba por cuarta vez los proyectos urbanísticos del municipio

El Plan General de Ordenación Urbana de Los Molinos, aprobado provisionalmente por el Ayuntamiento de esta localidad el pasado 4 de diciembre, ha sido rechazado prácticamente en su totalidad, y por cuarta vez, por la Consejería de Medio Ambiente. El proyecto contemplaba la construcción de unas 2.000 viviendas en una zona considerada de 'alto valor ecológico' y en un espacio decisivo para la recuperación de los acuíferos que abastecen los embalses de la región. Desde 1992, Los Molinos intenta que el Gobierno dé luz verde a sus planes urbanísticos, pero 'sin realizar' ninguna de las modificaciones recomendadas por éste, según la Consejería de Medio Ambiente.

El municipio de Los Molinos se localiza en las laderas de Siete Picos, dentro de la gran reserva natural que es la sierra de Guadarrama, un área de alto interés ambiental tanto por su vegetación como por su paisaje. Esa localidad, además, cumple dentro de la región una importante función como captadora de agua, por lo que ha sido declarada como 'zona sensible' en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo. Igualmente, la mayor parte del pueblo se encuentra incluido en la propuesta de 'lugares de interés comunitario' (LIC) para formar parte de la Red Natura 2000.

Todas estas premisas, según el dictamen de Medio Ambiente, deben tenerse en cuenta en la ordenación territorial del municipio, para lo que se recomienda que 'se limiten los nuevos creciemientos a aquellos que sean puntualmente necesarios para la mejora de la calidad de la vida de la población residente'. Estudiado el Plan General de Ordenación Urbana presentado por el Ayuntamiento, Medio Ambiente considera que se insiste en una serie de proyectos que ya se analizaron en los informes de los años 1992, 1994 y 1999 y que 'fueron objeto de informe desfavorable'.

Entre estos proyectos de expansión están: calificar como urbanos suelos al norte y al noroeste del casco urbano que aumentan su superficie, calificar como suelo urbano la banda de 100 metros a cada lado del río Guadarrama y calificar como suelo urbanizable de uso industrial el área denominada Matalongiles sin que previamente se haya sometido al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental.

Cauces y riberas

Además, en el dictamen se advierte de que no se incluye en la categoría de suelo no urbanizable de proteccción una zona de afección de cauces y riberas. Con esta medida se pretende declarar como zona verde este terreno para así poder elevar la edificabilidad de la zona. Tampoco se incluyen como suelo no urbanizable de protección todos los terrenos afectados por la Ley Forestal y de Protección de la Naturaleza de la Conunidad de Madrid. Y tampoco están en esta categoría los terrenos de pastos con setos de roble en laderas y depresiones.

En la documentación presentada por el Ayuntamiento de Los Molinos se vuelve a plantear una importante expansión del núcleo urbano. El término municipal ocupa 1.978 hectáreas, de las que 1.467 se clasifican como no urbanizables de protección. En el Plan General se propone, por ejemplo, la ordenación del cauce del río Guadarrama como suelo urbano y se prevé en esta zona la construcción de 515 viviendas. También se califican como suelos urbanos espacios afectados por la Ley Forestal. En el informe de Medio Ambiente se advierte, igualmente, de que algunas unidades de ejecución, colindantes con el municipio de Guadarrama, ocupan prados de alto valor agropecuario, paisajístico y natural.

'Además, se debe evitar la creación de un continuo urbano con el municipio de Cercedilla que se añadiría al existente en la actualidad', indica el dictamen. Medio Ambiente también señala que no se han realizado estudios sobre la contaminación acústica y lumínica de este plan. EL PAÍS intentó ayer, sin éxito, recabar la versión del alcalde de Los Molinos, Benito de Prádena, del Partido Demócrata Español.

La historia de un polémico vertedero

En el término municipal de Los Molinos se encuentra un vertedero de residuos inertes que ha sido objeto de varios expedientes y de una sanción. La historia de este vertedero refleja la falta de sensibilidad medioambiental de las autoridades municipales. La Consejería de Medio Ambiente acometió las labores de sellado y restauración del área del vertedero ya colmatado en enero de 2001. El Ayuntamiento incumplió reiteradamente los requerimientos del Gobierno regional para el cese de los vertidos, llegando incluso a verter más residuos sobre las zonas ya restauradas y reforestadas por Medio Ambiente. El 6 de noviembre de 2001, la consejería sancionó al Ayuntamiento de Los Molinos, por la eliminación de residuos en condiciones que podían perjudicar el medio ambiente, con una multa de 12.020,24 euros. Además, se le obligó a sellar y restaurar el vertedero, para lo cual debía presentar un proyecto técnico en un plazo de dos meses para su aprobación. Este requisito era un paso previo necesario antes de la ejecución de los trabajos. Medio Ambiente señala que el Ayuntamiento ha incumplido este punto. Ochenta familias que residen en la urbanización El Balcón de la Peñota, próxima al vertedero, se encuentran en una complicada situación porque el terreno en el que se levantan sus casas no ha sido eliminado del Catálogo de Montes de Utilidad Publica, por lo que tendrán que justificar su legalidad urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de julio de 2002

Más información