Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bodiroga, el órdago azulgrana

El Barça ficha al cotizado alero yugoslavo y el Madrid llega a un acuerdo con Alfonso Reyes

El mercado del baloncesto es trepidante esta temporada y algunos de los movimientos que se están produciendo son de lujo. Es el caso de ayer, día en el que, después de largas reuniones, el Barcelona pudo cerrar el fichaje y acto seguido presentar a su nueva estrella, el yugoslavo Dejan Bodiroga. El del Barcelona es un cambio de rumbo en redondo. Tras relevar en el banquillo a Aíto García Reneses y situar en su lugar a Svetislav Pesic, ayer, con la contratación de Bodiroga para las tres próximas temporadas, reafirmó su nueva filosofía: echar el resto y pagarse el lujo de contar con una figura de primera magnitud en su afán por reeditar éxitos y conquistar también el único título que falta en sus vitrinas, el de la Euroliga, cuya próxima final se disputará en el Palau Sant Jordi. Bodiroga, consciente de lo que se espera de él, manifestó, tras posar por vez primera con la camiseta azulgrana: 'Después de ganarlo todo con el Panathinaikos, el Barça me da la oportunidad de seguir ganando títulos. Me gustan los retos y eso es lo que más me estimulaba para elegir el Barça'.

Bodiroga, de 29 años, es, probablemente, el mejor jugador de Europa. Formado en el Proleter de Zrenjivac, Bodiroga debutó en la liga y yugoslava en la temporada 1990-91 con el KK Zadar. Allí jugó dos temporadas, hasta que el Stefanel Trieste reparó en su excelente manejo del balón pese a su altura (2.04 m) y lo fichó en 1992. Tras su periplo italiano en Trieste y Milán, el Sacramento Kings lo seleccionó con el número 51 del draft de 1995. Un año después llegó al Real Madrid con el que ganó la Copa Saporta. Y en 1998 fichó por el Panathinaikos, club con el que ha ganado dos Ligas y dos Euroligas, además de haber logrado, con la selección yugoslava, tres Europeos y un Mundial.

Mientras el Barcelona presentaba a Bodiroga, el Real Madrid llegaba a un principio de acuerdo con el pívot internacional de Estudiantes Alfonso Reyes, cuya incorporación pretende cerrar la próxima semana. Reyes, de 31 años y 2,02 metros, compartirá el juego interior con el Tarlac, Eduardo Hernández y un cuarto pívot que podría ser Sabonis, con quien el técnico madridista, Javier Imbroda, mantuvo un encuentro el jueves por la noche en Málaga. Además, el Madrid busca un base extranjero y tiene previsto presentar una oferta por Mumbrú, alero del Joventut.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de julio de 2002