De la Concha, condenado a 6 años de prisión por falsedad en documento en el 'caso Rubio'

El ex síndico, que es multado con 6.000 euros, queda inhabilitado para ejercer como notario

La Audiencia de Madrid ha condenado a seis años de prisión al ex síndico de la Bolsa Manuel de la Concha por un delito continuado de falsedad en documento público siendo funcionario público, en relación con una cuenta del ex gobernador del Banco de España Mariano Rubio que gestionaba en su despacho. Así lo acuerda la Sección Tercera de la Audiencia Provincial en una sentencia que absuelve de los delitos de falsedad de documentos a Carlos Jaime Pittaluga, primo de Rubio. El tribunal también condena a De la Concha a una multa de 6.000 euros y le inhabilita para ejercer como notario seis años.

Más información
El Supremo ratifica la condena a seis años de cárcel para Manuel De la Concha

Además, la sentencia absuelve de un delito de falsedad de documentos cometido por particular al ex síndico de la Bolsa madrileña, que en la actualidad cuenta con 67 años.

Según explica la sentencia, contra la que cabe recurso, en noviembre del año 1984, Mariano Rubio abrió una cuenta de valores en el despacho que De la Concha (condenado en 1999 a un año de prisión por el caso Ibercorp) tenía en su condición de agente de cambio y bolsa, 'existiendo entre los dos una estrecha amistad'.

La cuenta recibió la clave 431/07MM-RU, encargándose en el propio despacho de su gestión, 'si bien, para evitar que fuese conocida la identidad de Rubio como inversor en Bolsa en operaciones de compra y venta de títulos en Bolsa, se vino a utilizar, al menos desde 1986, a la sociedad NALVI', constituida por el padre de De la Concha, y que éste había liquidado en 1980.

Consentimiento

A tal fin, con conocimiento y consentimiento de De la Concha, en la mayoría de las órdenes de compra para esta cuenta se hacía figurar el nombre de la sociedad NALVI, agrega la sentencia. 'Se omitía el nombre del comprador, de tal forma que los servicios de contratación y liquidación de la Bolsa de Madrid procedían a expedir la póliza de operaciones al contado a nombre de NALVI o en blanco, y en este último caso se completaba la póliza en el despacho de De la Concha a nombre de Rubio como propietario de los títulos, siendo registradas todas las operaciones en la cuenta', añade.

La sentencia de la Audiencia de Madrid indica que de esta forma se realizaron en el año 1986 ochenta y ocho operaciones de compra, trece en el año siguiente y siete en enero y febrero de 1998. El tribunal recuerda que en 1986 se incorporó al despacho de De la Concha Pittaluga desempeñando funciones de asesoramiento jurídico y de control y supervisión de la cuenta, en la que participaba.

Para la Sala, las pruebas clave están en las periciales practicadas, y especialmente en la testifical y documental. Añade que se produce una conducta falsaria 'solapándose el faltar a la verdad en la narración de los hechos y suponer la intervención de quien no la ha tenido'.

Pittaluga

El tribunal niega crédito a las manifestaciones de De la Concha 'en orden a ignorar lo que ocurría en su despacho' y desentendiéndose de lo que pasaba en el mismo. Respecto a Pittaluga, la sentencia concluye que 'hay una situación de incertidumbre sobre cuál es su real intervención en los hechos'.

La relación entre el ex síndico de la Bolsa y el que fuera gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, originó en su día una fuerte polémica y tuvo un gran impacto en la opinión pública, muy sensibilizada por otros asuntos de corte escandaloso. Rubio, ya fallecido, dimitió de su cargo en el Banco de España y la polémica sobre su comportamiento arrastró también al entonces portavoz del grupo socialista y ex ministro de Economía, Carlos Solchaga, que dimitió asimismo de su cargo.

Este periódico intentó, sin éxito, recabar la versión de De la Concha y de su abogado, Miguel Bajo.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS