Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LAS OBRAS DE SOROKIN, AL RETRETE

El famoso novelista ruso Vladímir Sorokin seguramente verá aumentada aún más su popularidad después de las acciones que en su contra ha emprendido el movimiento Avanzando Juntos. Artiom Maguniants, miembro de esa organización, recurrió a la fiscalía rusa para acusar a Sorokin de pornografía. Maguniants se sintió ofendido al leer el capítulo de La grasa azul en el que el polémico escritor posmodernista describe cómo Jruschov, que en la novela es conde, sodomiza a Stalin. En honor a la verdad, es seguro que muchos rusos se sentirían tan ofendidos como Maguniants si leyeran esa escena chocante y al mismo tiempo magistralmente escrita. Lo cual, naturalmente, no es razón para llevar a juicio a Sorokin. Pero Avanzando Juntos tiene en su mira a este clásico de la literatura rusa moderna, contra el que organizó, además, un piquete frente al Ministerio de Cultura, y después, probablemente sin pretenderlo, realizó una auténtica performance conceptualista al montar frente al teatro Bolshói un gran retrete de cartón blanco, que fue descubierto solemnemente como si de un monumento se tratara y en el que después ancianas enfurecidas lanzaron las páginas de las novelas que descuartizaron a la vista del público. ¿Por qué frente al Bolshói? Pues porque Sorokin, de acuerdo a un contrato recientemente firmado, está escribiendo una ópera para el emblemático teatro. Los personajes de la nueva obra, cuya música estará a cargo de Leonid Desiátnikov, serán cinco compositores del siglo XIX clonados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 2002