Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Altadis culmina su ajuste industrial

La tabaquera hispanofrancesa abordará su crecimiento ampliando mercado en Italia, Marruecos y los países del Este

Altadis, la empresa resultante de la fusión de Tabacalera y de la francesa Seita, aborda la recta final de su proceso de reestructuración, tanto en lo que respecta a la plantilla como como a sus centros de producción. Aunque el plazo oficial termina el próximo 31 de diciembre, el trabajo grueso ya está hecho. Un total de 1.224 trabajadores se han acogido al Expediente de Regulación de Empleo del Plan Industrial que establecía el cierre de ocho fábricas en territorio español (A Coruña, Alicante, Gijón, Madrid, Málaga, Santander, San Sebastián y Valencia) y la construcción de dos fábricas en Alicante y Cantabria. El plan de reestructuración ha tenido un coste de 300 millones de euros (50.000 millones de pesetas) que han sido provisionados en el ejercicio de 2000. A final de este año Altadis contará con ocho fábricas en España: dos de cigarrillos rubios en Logroño y Tarragona y dos de cigarrillos negros en Alicante y Sevilla, dos de cigarros en Cantabria y Cádiz, y dos plantas de procesamiento de tabaco en Cádiz y Palazuelo (Cáceres).

La empresa se enfrenta al acorralamiento del consumo de tabaco por la normativa futura

- Fusión cumplida. El día 5 de octubre de 1999 se anunciaba la primera fusión de una gran empresa española con una francesa de primer orden. Se trataba de crear una compañía que tuviera dimensión europea (es la cuarta de Europa en cigarrillos y la primera de mundo en cigarros puros). Con una plantilla global de 19.888 trabajadores, consiguió el pasado año unas ventas de 3.077 millones de euros y un beneficio de 380 millones de euros. Conseguía una dimensión disuasoria para ser comprada por otras firmas del sector como Philips Morris, British American Tobacco-Rothmans, Reemtsma o RJ Reynolds, por este orden.

- Amenaza actual. Una vez que la fusión ha cristalizado, los rumores en los mercados bursátiles han rebrotado en las pasadas semanas. Se apunta a que la británica BAT- Rothmans al no contar con capacidad de crecimiento en un mercado estancado estaría interesado en lanzar una oferta sobre la firmas Altadis. La empresa española se ha limitado a contestar que 'no se pueden hacer comentarios sobre rumores. Cualquier compañía que cotiza en Bolsa está sometida a este factor. Nosotros trabajamos para incrementar el valor cada día. En cualquier caso nunca ha habido un movimiento hostil en el sector tabaquero'.

- Abierto a compras. Una vez que la fusión de Altadis ha cristalizado sus responsables han afirmado que está abierto a crecer por la vía de comprar otras empresas del sector. De hecho, hace dos meses presentó una oferta por la alemana Reemtsma que finalmente no triunfó. Ahora el objetivo prioritario es acudir a la privatización de la industria tabaquera italiana y Marruecos y los países del Este Europeo.

- Resultados económicos. Al presentar los resultados del pasado año en la junta de accionista Pablo Isla resaltó que el beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones (EBITDA) aumentó el 17,3% en el año 2001 hasta alcanzar los 887 millones de euros.

El resultado neto fue de 380 millones euros con un aumento del 158% sobre el año anterior debido a que en 2000 se provisionó totalmente el Plan Industrial. 'La revalorización bursátil del último año fue del 53%', dijo Isla ante los accionistas.

- Política de precios. Altadis todavía tiene recorrido a la hora de subir los precios, según Isla. 'El diferencial de precios entre España y la Comunidad Europea está entre el 20% y el 30%, lo que permite un amplio margen de maniobra si bien el ajuste se hará de forma razonable y escalonada'. El precio del tabaco rubio subió el pasado año en España el 5% y el negro lo hizo en el 10%, frente al 5% de Francia donde los precios son más altos. Sin embargo, en el presente año ya se ha subido en España el 11% el negro y el 5,4% el rubio. En Francia subió el 10%.

- Logística. Cigarrillos, cigarros y logística son las tres patas de la compañía y la que tiene mayores posibilidades de crecimiento orgánico. Uno de cada tres europeos recibe servicios de una red de 125.000 puntos de venta distribuidos en Francia, España y Portugal. Las actividades logísticas no relacionadas con el tabaco suponen el 46% del total de esta rama de Altadis que con la reciente compra de Burgal se situarán por encima del 50%. En la distribución mayorista de tabaco mantiene el control de más del 99% del mercado aunque ello le ha costado una multa por parte del Tribunal de Defensa de la Competencia por tres millones de euros por no ceder sus marcas para que fueran distribuidas por McLane que fue la que denunció a Altadis.

- Futuro. El tabaco está siendo acorralado socialmente por sus efectos nocivos sobre la salud. Esta batalla tanto de las autoridades médicas como de los grupos sociales es uno de los mayores retos a la hora de generar nuevos recursos y mejorar la cuenta de resultados toda vez que el mercado nacional está estancado o bien con ligera tendencia a la baja.Pablo Isla señaló tras la última junta de accionistas que 'las medidas propuestas por el Ministerio de Sanidad para reducir el consumo de tabaco no tendrán ningún impacto en la cuenta de resultados' y se mostró dispuesto a la negociación entre sindicatos y empresarios para que 'haya equilibrio para los derechos del fumador'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002